Entregaron legajos de desaparecidos uruguayenses a sus familiares

Se remarcó que no solo se trata de formularios impresos sino de “historias de vida”.

Familiares de Poggio, Valente, López, Fulini, Nardone Irigoyen y Uriarte recibieron esos documentos de manos de las autoridades del Archivo General de la Memoria.

El Archivo Nacional de la Memoria otorgó hace pocos días a la Dirección de Derechos Humanos de Concepción del Uruguay los legajos de uruguayenses desaparecidos durante el terrorismo de Estado.
Algunos de esos documentos fueron recibidos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) por familiares. Mientras que otros fueron entregados en el Centro de Capacitación Turística (Cecat).
Así, Concepción del Uruguay se convirtió en la primera ciudad en recibir esa documentación. No se trata solo de formularios impresos. Se trata de historias de vidas, de momentos oscuros por los que atravesó nuestra Argentina amada, de conocer las peripecias de miles de familias que desesperadas buscaban a sus hijos, esposos, esposas, padres y madres, nietas y nietos, amigas y amigos. Se trata de reconstruir parte de lo vivido para que «nunca más» vuelva a ocurrir.
«Vaya paradoja. Íbamos todos a golpear las puertas del Estado. Ese Estado que debe protegernos y que debe bregar por nosotros. Mientras pedíamos información por nuestros seres queridos desaparecidos, ese mismo Estado era el que estaba asesinándolos», expresó el secretario ejecutivo del Consejo Federal de Derechos Humanos, Agustín Di Toffino, invitado especialmente para la ceremonia.
Además, participaron el intendente, Martín Oliva; el vice, Ricardo Vales; la secretaria de Desarrollo Social y Educación, Marianela Marclay; el secretario de Salud, Miguel Toledo; el director de Derechos Humanos de nuestra ciudad, Darío Barón; la vicerrectora de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader), Rossana Sosa Zitto; la directora departamental de Educación Uruguay, Ana María Díaz; y la de Educación de Concepción del Uruguay, Marisa Díaz, entre otras autoridades gubernamentales y de organismos vinculados a los derechos humanos en la Histórica.
Recibieron los legajos Isabel Poggio, hermana de Horacio Poggio; Roberto Valente, hermano de Alfredo Valente; María Fulini, hermana de Juan Carlos Fulini; Verónica López, hija de Carlos López; Juliana Nardone, sobrina de Ana Nardone Irigoyen; y Alejandro Uriarte, hijo de Juan Uriarte. Imposible no derramar una lágrima, mientras el locutor narraba los antecedentes personales y profesionales de los desaparecidos.
«Lo triste de todo esto, pese a lo que nos quisieron hacer creer, es que hablamos de seres queridos en el barrio, estudiantes, laburantes, padres y madres de bien, personas de bien, que, por pensar distinto, o militar en tal o cual, eran torturados o desaparecidos», manifestó Di Toffino, quien, también, posee a su padre desaparecido.
Con cada entrega de los legajos, cada familiar firmó en el momento un documento como testimonio de que fue otorgado en manos dicha documentación.
Se trata de una rúbrica, de una foto, acciones que marcan un antes y un después en la historia argentina sobre los derechos humanos y del que Concepción del Uruguay vuelve a ser protagonista tras largos años de lucha constante de aquellos que batallaron y pelean para que hoy vivamos en una sociedad con memoria, verdad y justicia.