“Chernobil del siglo XXI”

La pandemia de covid-19, que ha matado a más de 3,3 millones de personas, y destruido la economía mundial, “podría haberse evitado”, afirmó ayer un panel de expertos independientes que elaboró un informe por encargo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el paper denuncian este verdadero “Chernóbil del siglo XXI” y piden urgentes reformas de los sistemas de alerta y prevención. “El sistema actual falló en protegernos de la pandemia de covid-19”, concluyen.
Aunque es severo, el informe no señala a ningún culpable. Por el contrario, señala que “esta situación se debe a una miríada de fracasos, lagunas y retrasos en la preparación y la respuesta”. Pero remarca que la evidente combinación de malas decisiones estratégicas, la falta de voluntad para abordar las desigualdades y un sistema mal coordinado, creó un cóctel tóxico “que ha permitido a la pandemia convertirse en una crisis humana catastrófica”.
Tras este diagnóstico, los 13 expertos que pasaron los últimos ocho meses examinando la propagación de la pandemia y las diferentes medidas tomadas tanto por la OMS como los diferentes países del mundo, plantea una serie de recomendaciones para intentar prevenir una nueva como la actual.
1. Dinero para otra pandemia: Crear un fondo fuerte de financiación que permita al mundo afrontar futuras pandemias y que, en caso de emergencia, pueda desembolsar entre 50.000 y 100.000 millones de dólares anuales a corto plazo (y por un período de 10 a 15).
2. Una nueva vigilancia: Creación de un Consejo Mundial de Lucha contra las Amenazas Sanitarias y el establecimiento de un nuevo sistema mundial de vigilancia basado en una “transparencia total”.
3. Ampliar el mandato del secretario de la OMS: Que el secretario general de la OMS, su máximo responsable, permanezca siete años, pero sin posibilidad de reelección.
4. Tres meses para liberar patentes: Las farmacéuticas deberían recibir un plazo de tres meses para que concedan permisos de fabricación de sus vacunas contra el covid-19 a otros fabricantes y, si no están acuerdo, deberían suspenderse sus derechos de propiedad intelectual. 5. Los ricos deben dar vacunas: Los países ricos deberán proporcionar más de 2.000 millones de dosis de vacunas de aquí a mediados de 2022. Y al menos 1.000 millones de ellas antes del próximo septiembre.