Violador pidió morigerar una pena con prisión domiciliaria

Se encuentra en su domicilio. Se le impuso la pena de siete años y seis meses de prisión por abuso sexual.

Un hombre condenado por abuso sexual con acceso carnal presentó un recurso ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ) para que se le morigere la prisión domiciliaria con el objeto de poder salir a vender alcohol en gel, producto que es más demandado durante la pandemia por el coronavirus.
Al pedido lo realizó Sergio Alberto Zaragoza, por medio de su abogado José Ostolaza. El hombre fue condenado en 2017 por el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concepción del Uruguay, por el delito de abuso sexual con acceso carnal cometido en perjuicio de O.C. y se le impuso la pena de siete años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo.
Esa condena fue confirmada un año después por la Cámara de Casación de Concordia. Ante este nuevo revés, Zaragoza interpuso un recurso de impugnación extraordinaria ante la Sala Penal del STJ, que rechazó el planteo el 8 de julio de este año. En la presentación, su defensor solicitó que se anule una «Cámara Gesell defectuosa que afectó principios constitucionales» y, con esa prueba clave -el relato de la víctima-, la sentencia completa.
A Zaragoza aún le queda pendiente de vencimiento el plazo para la interposición del recurso extraordinario federal para ir a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Por ello, su condena de prisión aún no se hizo efectiva, y está con arresto domiciliario.
El condenado se encuentra por ahora en su domicilio en la localidad de Caseros, departamento Uruguay. Desde allí, ahora, realizó un insólito pedido: que se le morigere la prisión domiciliaria a través de un dispositivo GPS para poder salir a vender alcohol en gel. El 2 de septiembre, los vocales del STJ Claudia Mizawak, Miguel Ángel Giorgio y Daniel Carubia, rechazaron la petición.

RESUMEN DEPORTIVO