Un justo billete

Por Juan Martín Garay

Al visitar hace una semana la ciudad de Esquel, el gerente de Recursos Humanos de la Casa de la Moneda, Exequiel Villagra, expresó públicamente que entre septiembre y octubre de este año habrá una nueva familia de billetes y volverían a ser parte de las impresiones los próceres argentinos, con mujeres y hombres destacados según mencionó. Esto, que no es un hecho menor, va en consonancia con el anuncio presidencial de agosto del año pasado durante el acto por el 171° aniversario de la muerte del General Don José de San Martín cuando se socializó la vuelta de los próceres a los billetes. Allí el presidente Fernández expresó que: «San Martín muy pronto va a estar en nuestros billetes. Lo van a acompañar en otros billetes Belgrano, Juana Azurduy y hombres y mujeres que dieron todo para que la Argentina viva».
Si tomamos las palabras del Presidente y analizamos con espíritu federal, bajo una mirada con perspectiva y de justicia histórica desde “la Entre Ríos que Urquiza soñó” hasta la Nación que el mismo Urquiza organizó, bien podríamos pensar en la vuelta de la figura del General Justo José de Urquiza a formar parte de alguna denominación de billetes de curso legal en la Argentina.

Un poco de historia
Como pueblo argentino la última vez que vimos la figura del organizador de la Nación en un billete de curso legal fue mediante el Plan Austral. Por Decreto Nacional N°1.096/85 en junio de 1985 se dispuso el cese de los cursos legales del Peso Ley N° 18.188 y del Peso Argentino Ley N° 22.707 y se dio a conocer al Austral como la nueva moneda de curso legal. En esa oportunidad el General Justo José de Urquiza estuvo representado en el billete de 5 Australes, el mismo registraba en el anverso la imagen del General y en el reverso la Efigie del Progreso. Esta moneda tuvo vigencia hasta el 31 de octubre de 1991.
Más acá en el tiempo y con vigencia aún, pero de difícil hallazgo, bajo el esquema de “Monedas conmemorativas de curso legal” -poseen curso legal forzoso pero son emitidas en cantidades reducidas y por eso son difíciles de encontrar en la circulación diaria- el Banco Central de la República Argentina acuñó en el año 2001, para el Bicentenario del Nacimiento del Gral. Justo José de Urquiza, 1 millón de unidades del valor de $1, y 1.000 unidades del valor de $5.
Las monedas de 1 peso en el anverso contienen el rostro del Gral. Urquiza mirando de frente; en línea horizontal, a la izquierda, el año de su nacimiento “1801” y a la derecha, el de la conmemoración “2001”. En el arco inferior se lee «Gral. Justo José de Urquiza» y en el arco superior «República Argentina». El reverso ilustra un sector del Palacio San José, a la derecha muestra el valor facial en números “1” y la palabra “Peso” y, alrededor, el año de acuñación “2001” en oposición a “1851”, año que recuerda el pronunciamiento de Urquiza. En forma invertida se lee “San José”. El eje de giro de la moneda es vertical. Por su parte la moneda de 5 pesos es casi idéntica a la de un peso pero registra pequeñas variantes dadas por el nuevo valor acuñado, es así que en el reverso, a la derecha muestra el valor facial “5” y la palabra “Pesos” por debajo, todo lo demás es igual.
En nuestro pago chico rodeada por ríos, la última vez que vimos circulando como cuasi moneda de pago al organizador de la Nación en las manos de los entrerrianos fue con los Bonos Federales (BoFe). Devaluada al 50% en su inicio y hasta niveles máximos de un 70% (llegando a costar 27 centavos cada “Federal”) se convirtió rápidamente en una cuasimoneda muy desprestigiada.
Estas Letras de Tesorería para cancelación de obligaciones de la Provincia de Entre Ríos, que se emitieron bajo el formato de “billetes” entre el 2001 y el 2002 por el -uruguayense de nacimiento- Gobernador Sergio Alberto Montiel Forzano, fueron creados por Ley Provincial N°9351/01 como una solución pragmática a un problema mucho más profundo y cuyo vencimiento para el pago no podía exceder el primer semestre del ejercicio fiscal 2003 como límite de tiempo. Estos bonos se emitieron por valores de 2, 5, 10, 20, 50 y 100 pesos y en todos ellos estuvo la figura del Gral. Justo José de Urquiza en su anverso. Triste recuerdo para un billete que empezó mal y terminó peor.

El General su legado
En esta línea de impulso hacia reconocimientos, podemos mencionar las recientemente conocidas acciones llevadas adelante en los distintos poderes legislativos local, provincial y nacional para que Concepción del Uruguay sea considerada como ciudad “Cuna de la Organización Nacional”.
En nuestra ciudad ya fue aprobada la iniciativa mediante ordenanza; en la provincia el proyecto de Ley tuvo media sanción este miércoles en la Cámara de Senadores y fue girado a Diputados. Volviendo a lo que motivó esta pincelada, ¿no creen ustedes queridos lectores que la figura, trascendencia, talla, legado y organización de derecho de la Nación que nos dejó el primer Presidente constitucional de los argentinos, el Capitán General Don Justo José de Urquiza no merece tener un reconocimiento en un billete de curso legal junto a esos “hombres y mujeres que dieron todo para que la Argentina viva» según expresó el actual Presidente de la Nación Argentina?, lo dejo como inquietud, análisis y consideración de todos ustedes. Tengamos presente que mañana lunes 11 de abril se conmemora su magnicidio ocurrido hace 152 años.