Todas las víctimas tenían disparos en sus cabezas

Avanza la investigación. Una de las hipótesis que se investiga es el ajuste vinculado al narcotráfico.

Avanza la investigación por el triple crimen ocurrido este domingo, alrededor de las 15, en calle Las Camelias, entre Ovidio Lagos y Mihura, en Paraná. En el lugar del hecho fueron ultimados a balazos Laureano Morales, de 20 años; Germán Herlein; y Cristian Barreto, de 43 años. Sucedió que dos personas en moto y con los cascos colocados se aproximaron hacia donde estaban para acribillarlos a balazos con armas 9 milímetros. Otro sujeto, hermano de una de las víctimas se salvó de milagro y es el único testigo, aunque no ha brindado mayor información.
Al respecto, se pudo conocer algunas previsiones sobre el avance de las tareas tendientes a esclarecer el hecho. De acuerdo con lo indicado por el fiscal Martín Wasinger a este medio, habría sido sólo uno de los ocupantes de la motocicleta el que disparó, al tiempo que corroboró que «los tres fallecidos tenían numerosos disparos en sus cuerpos y que todos» presentaban balazos en sus cabezas.
«Tengo más de 20 años en la Fiscalía y nunca vi nada igual» expresó el funcionario judicial en comunicación telefónica, al tiempo que admitió que una de las hipótesis que se maneja es un posible ajuste vinculado con el narcotráfico.
A pesar de ello, aclaró que los vecinos no hicieron referencia a que en dicho lugar se hayan comercializado estupefacientes, aunque los asesinados tendrían antecedentes en la Justicia Federal. Asimismo, por estas horas se hallaban revisando los registros de las cámaras de seguridad, que podrían aportar mayores precisiones sobre lo acontecido, y también realizarán las pericias pertinentes en los teléfonos de las víctimas.
Asimismo, de fuentes cercanas a la investigación trascendió que fue identificado el presunto vehículo que les habría estado realizando el apoyo logístico, aunque por el momento se mantienen reservas sobre el mismo, hasta tanto se hagan los análisis correspondientes.

RESUMEN DEPORTIVO