Testigo complicó a los policías

Un hombre que paseaba a su perro cuando Lucas González y sus tres amigos fueron interceptados por policías de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas dijo a los investigadores que los efectivos nunca se identificaron, que pensó que se trataba de ladones que iban a robarles a los jóvenes y que vio cuando uno de ellos disparó hacia el lado del acompañante del auto de las víctimas, informaron este miércoles fuentes judiciales.
El testigo además aportó una filmación que realizó con su propio celular 20 minutos después de escuchar los disparos, cuando se acercó a la escena y vio a dos de los amigos de Lucas detenidos y a los policías alrededor, detallaron a Télam los voceros consultados.
El vecino declaró este martes ante los fiscales del caso, Leonel Gómez Barbella y Andrés Heim, ante quienes hizo un pormenorizado relato de lo que alcanzó a ver la mañana del 17 de noviembre último, cerca de las 9.30, mientras paseaba a su perro por el Parque Leonardo Pereyra, de Barracas. De acuerdo a su relato, vio desde unos 60 o 70 metros el momento en el que tres personas -que luego supo eran policías- se bajaron de un auto con chalecos negros «sin ningún tipo de identificación», lo que lo hizo pensar que se trataba de «ladrones», precisaron las fuentes.
Al ser consultado puntualmente sobre esas personas, el testigo aseguró que no escuchó que gritaran «alto policía», ni sirenas, ni silbatos aunque sí disparos realizados por uno de ellos, quien estaba a pocos metros del lado del acompañante del Volskwagen Suran, donde estaba sentado Lucas.
En base a lo reconstruido hasta el momento en la causa, ese policía sería el inspector Gabriel Isassi, detenido e imputado junto al oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas, todos pertenecientes a la Brigada de Investigaciones de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad, explicaron los informantes consultados.

RESUMEN DEPORTIVO