Siguen la pista de la moto y realizaron allanamientos

La búsqueda estaría centrada en la motocicleta Honda Tornado que habría sido utilizada para cometer este múltiple homicidio.

La Policía de Paraná inició este viernes por la mañana una serie de procedimientos en esta ciudad, con el fin de buscar elementos para esclarecer el triple crimen ocurrido el pasado domingo, en horas de la siesta.
De acuerdo con los primeros datos obtenidos estaba prevista la realización de al menos cinco requisas en diversos puntos de la capital entrerriana.
Uno de los lugares a los que llegaron unos 20 agentes de la División Investigaciones, personal del GIA y de Delitos Económicos, fue un taller situado en Avenida de las Américas al 2.000. La búsqueda estaría centrada en la motocicleta Honda Tornado que habría sido utilizada para cometer este múltiple homicidio, al igual que en otros hechos de violencia ocurridos en Paraná, en los últimos meses.
Según se pudo saber, los policías allanaban el taller y al mismo tiempo, revisaban un galpón, situado a pocos metros del taller de motos. En ese galpón, los efectivos notificaron a las personas que abrieron el portón e hicieron retirar los vehículos que se encontraban en el interior. En medio de un fuerte hermetismo, los uniformados realizaron las tareas en el lugar. La difusión del video del triple crimen ocurrido el pasado domingo en la capital entrerriana hizo que la Policía recibiera «mucha información». A partir de ello, los investigadores se abocaron a corroborar algunos datos.
Laureano Morales, de 20 años; Germán Herlein, de 32; y Cristian Barreto, de 43 años, cayeron ultimados el domingo, alrededor de las 15, en calle Las Camelias, entre Ovidio Lagos y Mihura.
En tanto, un auto robado en Rosario sería el nexo clave para establecer cómo este múltiple homicidio se vio salpicado por la escena narco rosarina. Alrededor de las 22.15 del domingo, un llamado al 911 alertó que un auto estaba siendo consumido por el fuego en Supremo Entrerriano y Vera Peñaloza, a unas 40 cuadras de la escena del triple crimen. Una vez sofocadas las llamas los investigadores constataron que se trataba de un Renault Kwid radicado en Granadero Baigorria que había sido robado a mano armada en Rosario el 28 de octubre.
Para los pesquisas, era el vehículo de apoyo utilizado para dar cobertura al sicario del triple crimen. Fuentes policiales indicaron que el auto entró a Entre Ríos por el túnel subfluvial el 5 de noviembre, diez días antes del triple crimen. Así los ojos de los investigadores comenzaron a mirar a Rosario.

RESUMEN DEPORTIVO