“Se discuten dos modelos de país, no dos apellidos”

Buscando captar el voto y ganar la calle nuevamente, el candidato del Frente de Todos lleva adelante una nueva campaña proselitista.

Por Camilo Arlletaz

Enrique Cresto, ex intendente de la ciudad de Concordia, actual titular del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enhosa), realizó una recorrida durante el transcurso de la semana por el Departamento Uruguay, donde visitó empresas, emprendedores, barrios y se reunió con militantes y dirigentes locales. El miércoles por la noche encabezó un acto importante en el Club Rivadavia y el jueves decidió aprovechar la inercia y permaneció en Concepción para encontrarse con la prensa.
En su visita a Concepción del Uruguay, diálogo con LA CALLEe sobre el comienzo de una nueva campaña, el análisis que hace del resultado obtenido en las PASO, las críticas que reciben por parte de la oposición y cuáles son los objetivos que proyecta movilizar en la Cámara de Diputados de la Nación, tras las elecciones del domingo 14.

-Comienza una nueva campaña después de lo que fueron las PASO ¿Con qué sensaciones encaran este proceso?
-Estamos hoy con otro aire, después del 12 de septiembre nosotros seguimos trabajando al pie del cañón, gestionando para Entre Ríos, consiguiendo obras que tienen en la agenda el gobernador y los intendentes. Hace pocos días cuando empezó la veda institucional -que significa que los que tenemos lugar de responsabilidad no podemos ejercerlo-, y empezó la campaña proselitista, empezamos con este formato de recorrer la provincia. Pero, ahora, yendo a cada localidad, a los medios de comunicación, caminando los barrios, charlar con la gente y, sobre todo, escuchar a los vecinos. También nos dispusimos a hablar con los grupos militantes, haciéndonos el tiempo para conocer sus inquietudes y críticas y proposiciones.
Después también visitamos empresas, alguna empresa de la zona característica y otras instituciones representativas. La idea es poder recorrer toda la provincia y poder contarle a los entrerrianos cuál es el desafío nuestro y qué es lo que nosotros consideramos que está en juego el 14 de noviembre, que no es sólo una elección legislativa, que no sólo se elige un diputado. ,Acá no está en discusión si es Cresto o Frigerio, eso no está en discusión. Acá están en discusión dos modelos de país bien diferentes y es lo que queremos transmitirles a los entrerrianos. También pedirles a aquellos que son parte de este proyecto que lo puedan transmitir para que la gente pueda votar sabiendo realmente lo que está en disputa en la Argentina.

-¿Qué cosas piensan cambiar de su campaña en relación a lo hecho anteriormente?
-Uno de los pilares fundamentales nuestro es caminar la calle. El peronismo siempre tuvo el territorio y al territorio nosotros lo perdimos con la pandemia porque no nos permitió estar con la gente. Esa territorialidad ya la recuperamos porque estamos viviendo la post pandemia, saliendo casi definitivamente y eso nos permite volver a la normalidad. Y eso, también, cambia el humor de la gente.
Si bien la pandemia causó mucho daño, tanto en la salud como en lo económico, hoy trabajamos fuertemente con el vecino para despertar esa esperanza de que vamos a estar mejor. Vos hace un año hablabas con cualquier persona de cualquier rubro y estábamos mal y encima no tenía expectativa. Hoy lo que se ve es que, si bien seguimos estando mal por la pandemia, todos los indicadores están mejorando. Hablás con el comerciante y te dice que empieza a haber más movimiento; hablás con los intendentes y empiezan a crecer las recaudaciones y empezás a ver otra mirada en la gente, con más fe y esperanza.
Ese es el desafío más grande, la gente llegó el 12 de septiembre a votar con la pandemia encima, con un dolor enorme, con fastidio. Era muy difícil. Yo lo sabía. Desde el momento en el que me propone el Frente de Todos en su conjunto, desde el Presidente de la Nación hasta el gobernador de la provincia, para que encabece la lista, era consciente de ese escenario adverso. Y se los dije en el momento. Era y es un desafío, pero si el peronismo lo necesita estamos, para caminar y para defender este proyecto. Pero también en ese momento dejamos en claro nuestra postura.
Nosotros éramos partidarios de suspender las PASO, desde el año pasado, pero no por el posible resultado sino porque es difícil hasta hoy hablar con un vecino, no está en la agenda de las personas. Nosotros tenemos esa empatía y sabemos qué es lo que está pensando y sufriendo cada vecino. Por eso hay que ir con mucha cintura, plantear las cosas con criterio y sentido común, sabiendo que es lo que percibe ese vecino.
Lo que sí, nosotros, ponemos en agenda es que sepan que en esta elección es o apostar a este modelo de crecimiento y desarrollo que está viviendo la Argentina con todos índices de crecimiento, o volver al modelo anterior de cierre industrias, de empresas, exclusión, pobreza, centralismo, cero obras en las provincias. Ni un solo índice positivo pudieron mostrar en cuatro años. Son dos modelos totalmente diferenciados, si
vos los analizás objetivamente y le sustraemos el fanatismo y las banderías políticas, y sentás a un industrial a que elija qué prefiere… no tengás dudas que se inclina por nosotros. Sí vos sentás a un joven y le preguntas cuál de los dos modelos prefiere, el 95% va a preferirnos. Ahora, ¿por qué no sacamos el 95% de los votos? Porque no se dimensiona que lo que está en juego: son los dos modelos, ese es el gran desafío.

-¿Pueden volver a ganar la calle? Ese que haces énfasis es el núcleo duro del partido
-Por supuesto, si vos analizás nuestro partido tiene una composición de todos los segmentos y actores sociales y eso es lo que hay que poner en movimiento también. El partido al no ir a internas el 12 de septiembre, muchos se preguntaban: ¿el peronismo con quién compite? Y no, no competíamos con nadie, los que iban a interna eran los socialistas y, los de cambiemos solamente, entonces eso también te saca motivación. Es decir, ahora sí vamos nosotros.
Esto es como un campeonato, ya estábamos clasificados, ahora sí vamos a la final. Tenemos que ir con toda nuestra fortaleza, porque todos somos candidatos. El candidato en Uruguay es Martín Oliva, nuestros concejales, los secretarios generales de los gremios, ellos son los candidatos para defender este modelo. El sindicalista que representa a los trabajadores tiene que convocarlos y explicarles que gracias al ATP, una decisión del Gobierno, con la plata del contribuyente por supuesto, se financió a las empresas para que pagaran los sueldos y no despidieran a sus trabajadores. Se financió el IFE, el Repro 1, se financia el Repro 2, el Previaje, y así un montón de medidas para los argentinos.
Se votó una medida en el Congreso Nacional de Alivio Fiscal que beneficia a 1 millón de monotributistas, que les condona hasta 100.000 pesos de deuda. Todas decisiones que favorecen a la clase media, a los trabajadores y a los más humildes. Claro, para nuestros adversarios eso es populismo. Pero para nosotros es una medida extraordinaria de desarrollo de oportunidades, porque nuestros adversarios pertenecen a un grupo muy cerrado de la Argentina, que no entienden y no tienen esa empatía de saber que un monotributista durante la pandemia quedó en deuda con la AFIP en 80.000 pesos, donde se le cae el monotributo y para poder empezar a facturar ahora tiene que estar en 0.
¿Cómo el estado nacional, que le ha condonado a grandes empresarios y sus grandes deudas (y en dólares), no le va a condonar a los monotributistas?
Pero hay que transmitirlo, cada uno a su sector, si los que representan a los trabajadores no le dicen que hay un gobierno que los está protegiendo es imposible que se enteren. Solamente el 3% de los trabajadores supieron que el sueldo que cobraban se lo pagaba el Estado a través del ATP, y muchas veces eran lo único que cobraban. No lo saben porque falta esa militancia, porque muchas veces el poder y cuando pasa mucho tiempo que están los mismos, hace que se pierda también esas ganas de militar, ahora es lo que tenemos que reflotar.

-¿Qué análisis hacés del resultado de las PASO? ¿Estaba dentro de los márgenes el resultado que se dio?
-Yo siempre cuento una anécdota, era intendente de Concordia, tenía una buena consideración por mi gestión y mi hermana era candidata a Diputada Nacional en el 2017 y se puso a trabajar en Concordia y nosotros nos pusimos a caminar con ella. Nos enfrentamos con Benedetti y ganó él en la ciudad, y prácticamente no había pisado Concordia.
Después de las elecciones yo hice una encuesta para saber qué pasó y 9 de cada 10 de los que lo votaron no sabían quién era, la gente votó y vota a favor de o en contra de en las legislativas. Lo importante en ese análisis es lograr de que el voto en las elecciones de medio término, en la provincia de Entre Ríos, cambie. También debemos provincializarla más, para que vean los entrerrianos que apostando a este proyecto político que hoy estamos llevando adelante, y sabiendo que el 15 de noviembre tenemos que seguir trabajando para Entre Ríos, que el acompañamiento de su voto se nos hace mucho más fácil y el crecimiento es más rápido.
La Argentina va a crecer después del 14 de noviembre independientemente del resultado de las elecciones. El crecimiento puede ser más rápido o más lento, porque todos nuestros acreedores internacionales cuando nosotros renegociamos la deuda, les dijimos, no nos cobrés, dejanos crecer, dejanos que nosotros volquemos esa plata adentro apoyando a las empresas y los trabajadores y con eso nosotros mejoramos la balanza comercial, generamos los dólares para pagar la deuda.
Eso es lo más criterioso que le planteamos a nuestros acreedores y ellos también están mirando, un resultado desfavorable complica el crecimiento sostenido. A mí en Nación me convocaron cuando fui reelecto intendente de Concordia para ser parte de un organismo que se encarga del Agua y Saneamiento de toda la Argentina, cuando yo llegué había 11 obras en el país, hoy hay más de 1.000 obras y vamos a llegar a más de 3.000 o 4.000. Esto pasó porque se dieron dos cosas: primero hay un proyecto y un modelo de gestión que, como dijo el Presidente, quiere llegar a los 8 millones de argentinos que no tienen agua, y 14 millones que no tienen cloacas. Hicimos un relevamiento y le dijimos que se necesitan 20.000 millones de dólares. Para llegar hay que invertir tanta plata por año, nos aumentaron el presupuesto, fuimos el organismo que más le han aumentado a nivel nacional y lo estamos materializando en infraestructura que real y concreta.
Y lo otro, es tener el respaldo de tu pueblo. Para mí, haber sido reelecto con el 57% de los votos, que cuando vos vas a discutir con los funcionarios, muchos de escritorio, otros que no conocen la realidad de la Argentina, otros que son muy buenos, vos te plantás de otra manera. No estás en ese lugar porque te tiraron con un cargo o perdí las elecciones, no. Yo gané las elecciones y a mí me convocaron, yo dejé mi ciudad para venir acá, para ser parte de la reconstrucción de la Argentina. Entonces eso te da también la fuerza para gestionar y para tener hoy la inversión más grande de la historia en Entre Ríos de Agua y Saneamiento, en rutas, en obra pública. Si vos me preguntás cuál es la próxima autovía que hay que hacer te digo que es la Uruguay-Paraná, arrancando por la 39 de Uruguay a Caseros, por lo menos, y de Paraná hasta Crespo y después ir uniéndola.

-El oficialismo hace especial mención en las obras que se llevan a cabo y la oposición crítica que no hay tantas como se dice ¿Qué opinás?
-Será que estoy tan enfocado como un caballo de carrera que va para adelante que nunca supe y no miro lo que dicen los otros. Las obras las ves, tenés 20 obras en ejecución en Uruguay, sí recorres la provincia te vas a chocar con los carteles. Hoy tenemos 12 o 13 frentes de obras de rutas nacionales, los cinco frentes en la ruta 18, en la 127, en la 131. Tenés frente de obra en la circunvalación de la 12, ahora arranca la 1, la 2 y la 28 en la zona norte de la provincia. Va a arrancar, gracias a que pudimos incorporar al presupuesto provincial lo que es el mejoramiento de la 39. Tenés accesos nuevos que se hacen en todos lados.
Las obras están, a tal punto que cuando yo era intendente me tocaba interactuar mucho con Frigerio que era Ministro del Interior y el Enohsa pertenecía al área de él, y vos te preguntás porque había 11 obras y no era porque él no quería, era porque pertenecía a un gobierno que consideraba que las obras de Agua y Saneamiento las tenían que hacer los municipios. Macri quiso disolver al Enohsa, no lo pudo hacer porque había 11 obras que no se terminaron, porque eran muy grandes, pero si Macri hubiera sido reelecto el Enohsa no existiría más. Ellos consideraban que las obras de Agua y Saneamiento, es decir, red de agua, de cloaca, planta de tratamiento por ejemplo en Uruguay, tendría que hacerla el intendente con recursos municipales y que la gente sí quiere agua que la pagué, y si quiere mejoras que las pague y si quiere recambio de cañerías que las pague.
Entonces por más que un ministro diga que es entrerriano o tenga algún arraigo con Entre Ríos quiera cambiar eso no podía ni él hacer eso. A mí se me facilita mucho más porque yo pregono y gestiono pero hay un modelo de país que quiere distribuir los recursos de forma federal. Los nuestros son todos datos objetivos, en la gestión de Macri ¿cuántos créditos a tasa negativa hubo? Ninguno en cuatro años. Hoy tenés 36 líneas de crédito, es decir a tasa por debajo de la inflación.
Para mi adversario hablar de la gestión de Macri se le complica porque no tiene algo positivo para decir, hicimos esto en cuatro años. A nosotros nos jugó una mala pasada la pandemia y ellos se han montado sobre eso. Sí no hubiese existido la pandemia en la Argentina, no habría ninguna posibilidad de que los actores actuales estén al frente.
-¿Creés que pueden dar vuelta el resultado de las elecciones?
-Depende de lo que pasen en estás próximas tres semanas. Es fundamental, tiene mucho que ver con la percepción de la gente de lo que es el país. Yo puedo venir y salir en las tapas de los diarios de acá al 14 que si la gente no percibe que está mejor no nos va a votar. Ese es el mayor desafío.
-Enrique Cresto diputado nacional electo, ¿qué propuestas lleva al Congreso de la Nación?
-La propuesta más importante es una ley y en base a eso el mismo criterio para todos los programas nacionales en Argentina. La ley que garantice el acceso universal a los servicios de Agua y Saneamiento, para que el agua sea un derecho real en la Argentina.
En la práctica, para traducirlo, significa que genera un fondo en la Argentina de aproximadamente 200.000 millones de pesos anuales, un fondo que se distribuye entre los 2.200 municipios a través de una política de coparticipación. Entonces, Uruguay que tiene 100.000 habitantes, a un monto de 5.000 pesos anual, recibiría el intendente en una cuenta del Banco Nación, 40 o 50 millones de pesos mensuales, exclusivamente para afectar obras de agua y saneamiento hasta que lleguemos al 100% de agua.
La única forma que nosotros lleguemos a ese 100% en la Argentina es que los municipios reciban estos fondos y encaren estas obras, y que nosotros como Nación controlemos que esa plata la gasten en red de agua, red de cloaca, recambio de cañerías, mantenimiento de plantas de tratamiento y mantenimiento de planta de agua. Después de que llegue al 100%, se le va a habilitar para que el municipio lo pueda ocupar en otras cosas. Es la única forma de llegar al objetivo de desarrollo sostenido en 2030.
Esto es transformar una buena política pública en política de Estado. Con Macri el Enohsa tenía 11 obras, con nosotros más de 2.000, pero después es una política que queda rehén del gobierno de turno. De esta manera ya sabés que el tema agua y saneamiento, venga quién venga ya no se discute más y eso hay que hacerlo con la mayoría de las cosas. Así vas a tener un gobierno más serio y que el Presidente elegido por el pueblo tenga para marcar un rumbo, pero que el rumbo cambie un 20%, que el otro 80% ya sea política de Estado.
Lo que pasa es que transformar las políticas públicas en políticas de Estado las consolida, perdés la herramienta electoral, así lo consideran quienes están hace mucho en política. Ese es el paso que hay que dar en la Argentina, así pasó con la Asignación Universal por Hijo (AUH). Antes: existían los punteros políticos que tenían los galpones de comestibles y te exigían que vayas al acto sino no recibías nada. Eso se terminó con la AUH. Por supuesto que todavía quedan todos los programas sociales, los movimientos sociales, todo eso que hay que hacer una transformación 180 grados, pero son las leyes que hay que trabajar en el Congreso.