Removieron el patio del taxista en busca del cuerpo

Removieron sectores de patio interno de la vivienda. El procedimiento culminó sin resultados.

Personal policial concretó este lunes nuevos allanamientos en el domicilio de Carlos Figueroa, el taxista sospechado por la desaparición de Theresia Pinter, una mujer de 78 años a quien acompañó, el 15 de diciembre, a extraer 11 mil dólares de una sede bancaria de Paraná. El fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull confirmó que «se trató de una requisa del domicilio en búsqueda del cadáver de Theresia Pinter en lugares que al tiempo de la desaparición de esta persona se habían realizado construcciones». Y agregó: «Porque de acuerdo a testimoniales y demás elementos, tenemos sospechas que podría estar aquí la persona».
«Se removieron sectores del patio interno de la vivienda e intervendrá la División Canina para finalizar la búsqueda», detalló el fiscal al reconocer que el procedimiento culminó «sin resultados».
«Se levantó un piso que había sido movido o rellenado e un tiempo muy cercano a la desaparición de Pinter y se entrevistó con vecinos para recabar información para la investigación», explicó el fiscal. Intervinieron en el procedimiento, personal de Homicidios, Arquitectura y de la División Canina. Figueroa, en tanto, continuará detenido por 30 días más, tras confirmarse la prórroga de prisión preventiva, desde el 4 de agosto. Figueroa ya había sido allanado en tres domicilios que suele frecuentar, incluida su casa del barrio Paraná XVI, y hasta le secuestraron el auto, más como procedimiento de rigor que con esperanzas de hallar algún rastro de la mujer. Se recordará que según surgió de la causa, los investigadores notaron refacciones y ampliaciones en la estructura de la casa, así como adquisiciones de elementos para el hogar de valor, de aspecto reciente.
Pinter es una cordobesa a la que le gusta viajar y se encantó con la ciudad de La Paz. Estaba desde mediados de 2019 parando en un hotel, se hizo amiga del dueño y unas vecinas. El 15 de diciembre viajó en un colectivo de ETA a la capital provincial para cancelar una cuenta en dólares en el banco Macro. Llegó a la Terminal y se subió al taxi que conducía Carlos Figueroa, quien la llevó a la sede de la entidad de calle Monte Caseros. La prueba de los videos de las cámaras de seguridad del banco muestran una conducta extraña del taxista, según indicaron fuentes allegadas a la investigación: la acompañó, sacó turno y hasta fue del otro lado de la mampara para retirar el dinero, que metió en un bolso. Luego salió él primero del banco y metió el bolso en el baúl de su auto. Atrás siguió Theresia, que subió al taxi. Es el último rastro de la mujer.

RESUMEN DEPORTIVO