Policías deberán pagar $71.000

Un excomisario de la Policía Federal Argentina (PFA) y un cabo fueron condenados a pagar 71.000 pesos de multa porque, debido a su «negligencia», un arma de fuego que tenían a su resguardo fue sustraída de una seccional del barrio porteño de Retiro y en marzo de 2009 fue utilizada para cometer un crimen en la Villa 31, en el marco de una disputa entre bandas rivales, informaron fuentes judiciales.
La sentencia fue homologada por el juez Federico Salva del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 27, tras un juicio abreviado propuesto por el fiscal Diego Rodríguez Montero y las defensas de los policías Luis Alberto Norte (65) y Marcelo Alfredo Elías (48).
En el fallo al que Télam tuvo acceso, el magistrado dispuso que ambos paguen 71.000 pesos de multa como coautores del delito de «malversación de caudales culposa», luego de que la fiscalía determinó que no hubo dolo en su accionar.
Según la sentencia, el 1 de enero de 2008 un sargento extravió su pistola calibre 9 milímetros marca Browning y, luego, fue secuestrada el 23 de septiembre de ese año durante un allanamiento realizado en una vivienda del barrio Güemes, de la Villa 31, y quedó a resguardo en la armería de la seccional policial. «Dicha arma, con anterioridad al 15 de marzo de 2009, fecha en que fue utilizada para dar muerte a Juan Gabriel Veizaga, fue sacada de la armería de la excomisaría 46, en donde se encontraba a resguardo, y posteriormente luego de causar con ella la muerte indicada, fue devuelta a la seccional mencionada», afirmó el juez. En la investigación de ese crimen, el informe de la División Balística de Gendarmería Nacional determinó que los cinco proyectiles extraídos del cuerpo de la víctima fueron disparados por la misma pistola, todo lo cual fue nuevamente corroborado por la ampliación de la pericia que fuera solicitada por los acusados.

RESUMEN DEPORTIVO