Obligaba a prostituirse a sus hijas

Efectivos de la División Trata de Personas de Santiago del Estero apresaron a una mujer de 32 años, sindicada de prostituir a sus tres hijas, de 16, 14 y 11 años entregándolas a sujetos que pagaban desde 1.000 hasta 3.000 pesos. Tres de los «clientes» también fueron apresados.
Los procedimientos se realizaron en el departamento santiagueño de Figueroa, y fueron consecuencia de dos meses de investigación, precedida por una denuncia de una joven que era forzada también a prostituirse.
«Facilitación a la prostitución y corrupción de menores, partícipe primario de abuso sexual con acceso carnal», serían los cargos que la justicia enrostraba a la madre.
«Abuso sexual con acceso carnal», eran las imputaciones en contra de los tres individuos detenidos.
La investigación
Todo comenzó con la denuncia de una adolescente, quien se encontraba viviendo en la casa de la presunta proxeneta. A cambio de una cama y un plato de comida, meses atrás la comenzó a obligar tener relaciones sexuales y que el dinero se lo entregase a ella.
Sin otra salida, en esa primera oportunidad la jovencita tuvo sexo con un hombre mayor. Pero no todo terminó allí, ya que las vejaciones se reiteraron y se convirtieron en un modo de financiar los vicios de la dueña de casa.
Con sutileza, la adolescente se comunicó con la policía e informó que todas las noches arribaban sujetos desconocidos a la casa y que la mujer entregaba a sus hijas para prostituirse.
Sin las menores se negaban, su madre las golpeaba, ahondó la jovencita. En su larga exposición policial, dijo que los individuos pagaban entre $ 1.000 y $ 3.000 para tener sexo con cada menor.

RESUMEN DEPORTIVO