Nuestra ciudad se prepara para recibir a los visitantes

Se organizan intersantes propuestas para disfrutar.

Así lo hicieron saber los prestadores de servicios en función del alto índice de reservas en alojamientos.

Hay muy buenas expectativas respecto a lo que podría acontecer en la Semana Santa desde el punto de vista turístico. Así lo anticiparon las fuentes consultadas por LA CALLE al consignar que, si bien se esperaba a que las reservas llegaran al ciento por ciento, en las últimas horas se dieron de baja algunas de ellas, dado los hechos de público conocimiento relacionados con la situación epidemiológica a nivel nacionla.
No obstante, se expresó que es alto el índice de reservas de alojamientos (cercano al 90 por ciento).
Los prestadores de servicios destacaron que es “interesante la amplia propuesta que ofrece Concepción del Uruguay para este fin de semana largo, con actividades como los espectáculos artísticos y musicales en los locales gastronómicos, por lo que habrá cortes de calles este viernes 2, sábado 3 y domingo 4.
En virtud de ello, la ciudad trabajó en la promoción a través de los medios, entre ellos América, con la llegada de Agustín Neglia y sus programas: Modo selfie y Modo Foodie.
Se anticipó que estarán abiertos los balnearios con todos los servicios y el complejo termal con su parque acuático

Lo que ocurrió en el verano
A todo esto, luego de conocerse que Entre Ríos fue el tercer destino más elegido a nivel nacional durante la temporada estival en el período que va de enero a febrero, Concepción del Uruguay disfrutó de ese beneficio al recibir –en un momento de incertidumbre, debido a la pandemia- a numerosos visitantes, en el marco de un período de apertura de las actividades, especialmente las gastronómicas y artísticas.
Al respecto, la directora de Turismo, María Laura Saad, aseveró que se tuvo una más que buena temporada (muy positiva) a pesar que había interrogantes respecto al cumplimiento del protocolo, la capacidad de las playas, las termas y los lugares de recreación.
En líneas generales, se constató el cumplimiento de las medidas.
En lo que hace a alojamiento, la funcionaria consignó que las cabañas y los bungalows trabajaron muy bien al recibir, sobre todo, a grupos familiares.
La mayoría provino de Buenos Aires. También se observó la presencia de muchos entrerrianos.
En cuanto al promedio de edad, se indicó que los turistas tuvieron entre 35 y 50 años. El grueso fueron familias que llegaron en vehículos particulares. Esta prueba piloto contribuyó a adquirir experiencia en lo que hace a convivir con el virus/pandemia y, en sus dichos, no se debió lamentar el cierre definitivo de emprendimientos. Sí hubo algunos que decidieron no trabajar por una cuestión de costo/beneficio. Otro dato que llamó la atención es que en este período hubo más servicios gastronómicos en funcionamiento respecto de los existentes en la temporada anterior. El broche de oro fue el fin de semana largo de Carnaval al completarse todas las plazas de la ciudad. La gente disfrutó de las bondades natrales y de un excelente tiempo. Si bien no hubo un relevamiento del movimiento económico, se constató un interesante nivel de gastos.