Neil Young: Los 75 del indomable «caballo loco»

En medio de una serie de reediciones de viejos discos y de la publicación de obras inéditas; y demandas al saliente presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por usar sin permiso sus canciones para la campaña electoral, el músico canadiense Neil Young llega a sus 75 años dando muestras que mantiene el espíritu combativo y las ansias creativas que caracterizaron su vida artística. La preocupación por el cuidado del medio ambiente y la ácida crítica social y política que irradian sus letras; y las agridulces melodías folk, que mutaron a un proto-grunge cuando comenzó a usar distorsión en sus guitarras; definen la obra de este creador, quien también ha sabido enzarzarse en memorables polémicas con pares, sin importarle sus tallas. Así parecieran seguir siendo las cosas para el canadiense, a juzgar por el tono de sus últimas publicaciones musicales y por su cruzada judicial contra el magnate presidente derrotado en los comicios del pasado 3 de noviembre; con igual firmeza –aunque con mucha más furia en este caso- que cuando a finales de los 70, protagonizó un entredicho con John Lennon, por el mensaje implícito en su famosa canción Hey, hey, my, my.
O acaso las mismas fuertes convicciones que lo llevaron, a pesar de su corta edad, a exigir tener voz y voto como condición innegociable para sumarse al por entonces ya popular supertrío conformado por David Crosby, Stephen Stills y Graham Nash. Pero la realidad es que el hombre nacido el 12 de noviembre de 1945, en Toronto, mostró sus dientes desde el primer momento en que la música comenzó a instalarse como su forma de vida, en los primeros años de la década del 60.

RESUMEN DEPORTIVO