Necesitamos mejorar

Sr. Director:
Vemos como no todos los días, pero sin con más frecuencia, suceden hechos donde un policía termina asesinando a su pareja por celos o por una pelea y me preocupa que estos casos no se detecten en las dependencias donde se supone, capacitan a las personas que en un futuro cercano nos van a cuidar. Desde hace mucho tiempo es que se habla que hay que reformar esto, que es importante que se hagan más estudios psicológicos pero nunca hay un cambio. Hoy por hoy y desde siempre, un policía con 23 años ya tiene un arma de fuego con el que se supone cuida a la ciudadanía pero que si no es estable ni mental ni emocionalmente solo termina perjudicando a todos.
Me gustaría saber cuándo alguien va a proponer un cambio de paradigma en esta cuestión. Ante la creciente inseguridad que vivimos, donde en todas las ciudades de la Argentina hay barrios que son tierra de nadie, es más importante que nunca, que nuestras fuerzas de seguridad sean lo más competente posible. Mi idea con este comentario no es que se enojen aquellos uniformados que me lean, que posiblemente pase, sino generar un clic en la cabeza de políticos, dirigentes y de ellos mismos para replantearse él porque es cada vez más común ver mujeres muertas de la mano de un policía que es su pareja o ex pareja. Y no, no meto a todos en la misma bolsa porque, así como hay buenos oficiales también hay corruptos, maltratadores y sin embargo no traigo a estos a colación, sino que me preocupo porque quienes nos cuidan, no están a la altura en muchos casos de cuidar a sus propias familias.
Susana Beatriz