Murió atropellada por delincuentes

Una joven de 21 años que se hallaba junto a su novio murió al ser atropellada por dos motochorros que escapaban de la policía en persecución que había comenzado en la zona de Morón, se extendió por Ituzaingó y finalizó en Castelar.
Tras el accidente, los dos motochorros fueron detenidos, uno de los cuales fue trasladado a un hospital y el otro a una comisaría, donde se descompuso y finalmente también murió, por lo que se inició una segunda causa judicial para investigar si su muerte está vinculada al choque o le sucedió algo en la sede policial.
En tanto, fuentes judiciales aseguraron a Télam que la autopsia determinó que el fallecimiento de la víctima Milagros Silva (21) se produjo como consecuencia de un fuerte golpe provocado por la moto de los delincuentes y que no estaba embarazada, tal como lo sugirieron los familiares.
Los padres de la joven fallecida pidieron ante la prensa que se investiguen las circunstancias del hecho, ya que según les contaron los vecinos, fue el patrullero sin sirena ni balizas el que embistió a la moto de los delincuentes y eso produjo el choque con la moto en la que iba su hija.
«Mi hija salió diez minutos a comprar y no volvió más», dijo esta mañana entre lágrimas Alejandra, madre de Silva, quien había salido en la moto de su padre junto a su pareja a comprar queso y gaseosa para la cena.

RESUMEN DEPORTIVO