Ley ómnibus: “Hay muchas cosas para discutir, sin firmar un cheque en blanco”, dijo Guía

 

El vicepresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Elvio Guía, se refirió a las temáticas de la ley ómnibus con las que no están de acuerdo y que pretenden que el Congreso analice y discuta, no solo porque perjudican al sector productivo sino a la población en general.

En declaraciones realizadas al programa A quien corresponda (Radio Plaza), Guía sostuvo que, “con mucha preocupación, estuvimos trabajando con algunos de los bloques la semana pasada en Buenos Aires, entendemos que no va a tener luz verde para todas las retenciones, sobre todo lo que son economías regionales y, por supuesto, vemos esto con una enorme preocupación porque siempre se saca lonja del mismo cuero, siempre vuelve el tema de las retenciones, el de las facultades delegadas excesivas y por tiempo indeterminado, las privatizaciones de las empresas del Estado, cosa que ya hemos pasado en Argentina y que no queremos volver a pasar”.  En cuanto a las retenciones, apuntó que “en campaña se dijo algo, hoy hay una emergencia que atender pero tiene que ser con un cronograma de baja, cierto y no indeterminado donde siempre estamos en una nebulosa”.

“En eso estamos trabajando con algunos partidos de la oposición para poder ordenar un poco esta transición y este problema económico, porque no puede ser un vale todo y volver a estas retenciones para economías regionales que no las tenían, con lo que significó el aumento del combustible, del dólar y sobre todo en algunas que tienen un gran componente de consumo interno, lo que hace que muchas queden resquebrajadas y en riesgo. Estas son cosas que hay que atender y ver de qué manera se van acomodando o poniendo un freno a esto”, señaló.

Asimismo, cuestionó que “esto también tiene que ver con las formas porque estamos discutiendo Bibliotecas Populares con el UPOV 91 que es lo que va a cambiar el corazón de la ley de semillas y dará oportunidad a las empresas multinacionales de patentar los genes, cobrar regalías extendidas y de terminar con el uso propio. Hay muchas cosas que hay que discutir en esta ley ómnibus y en eso estamos trabajando e intentando buscar alternativas, sin sacarle herramientas porque sabemos del momento crítico que tiene la Argentina pero tampoco firmando un cheque en blanco para volver a cometer los mismos errores que ya se cometieron en el pasado”.

En tal sentido, también planteó: “Nos parece que si esto es por una emergencia, tiene que tener un tiempo acotado y un cronograma de salida, si no volvemos a hacer siempre lo mismo. Y otra cosa en la que estamos muy en desacuerdo es en las facultades delegadas, porque no podemos darle un cheque en blanco a un Presidente para poder, por ejemplo, hacer o deshacer 41 empresas estatales. No digo que no haya que rever, pero tiene que tener un contrapeso en la Legislatura, una discusión seria y ver de qué manera se pueden sancionar las cosas”. Asimismo, sostuvo que “el Banco Nación, la herramienta es buena pero el problema es cómo se usa. Hay que discutir de qué manera es una herramienta que le sirva no sólo a la producción, que sea ora vez un banco de fomento, que busquemos la vuelta para que otra vez pueda darle una casa a aquel que necesita un crédito hipotecario”. “Estas son las cosas que hay que discutir, que estamos discutiendo, y veremos cómo seguimos de acá en adelante, en un enero con mucho trabajo, muy convulsionado, y haciéndole frente a todas esta cosas, que venimos diciendo desde hace mucho tiempo: no a las facultades delegadas, no a las retenciones, no a la UPOV 91, no a las privatizaciones”, resumió.

Respecto de la ley de semillas, Guía explicó que “lo que se quiere hacer es cambiar un convenio internacional; estamos adheridos a un UPOV 78 y se quiere cambiar a UPOV 91 que abre la posibilidad de patentar los vegetales y cobrar ese derecho de patente y eso hace que el productor agropecuario no tenga más derecho de uso propio. Acá el problema no es la ley de semillas sino los controles: el 20% de los productores produce el 80% del grano y el 80% de los productores produce el 20% de granos. Y solamente hay un 16% de semillas fiscalizadas. Entonces acá el problema es que no hay un control, que el Estado no puede o no quiere controlar, y es algo que se viene discutiendo hace mucho tiempo y no nos ponemos de acuerdo porque hay intereses muy fuertes contrapuestos. Hoy esto nos dejaría en una desventaja y por eso estamos alertando a los legisladores porque es un artículo muy chico que pasaría desapercibido en la ley ómnibus pero que cambiaría el destino de los productores”.

Como resumen, Guía afirmó que “no se pueden cometer los mismos errores; privatizamos, después volvemos al Estado y al tiempo volvemos a privatizar. A mi entender, el problema que tiene la Argentina es que cambió el gobierno, pero los modos siguen siendo los mismos que antes: un atropello, que si no me dan las herramientas todo se revienta, que esto es peor y la verdad es que se entiende que estamos mal y hay que darle herramientas pero hay que cuidar las formas, porque Argentina necesita acuerdos, no más confrontación”.

Por último, consultado por cuanto puede hacer la provincia en pos del sector, dijo que “no hay mucho a nivel macroeconómico pero sí hay mucho a nivel infraestructura, a nivel de reglas de juego claras, ver hacia dónde quiere virar la provincia en su producción; hay algunas cadenas que están bien definidas y tenemos que ver cuáles se van a priorizar para darles una mano y explotar en otras cuestiones”.

“Esto fue una de las cosas que le reclamamos a la campaña anterior, la falta de un norte en políticas agropecuarias. Creo que hoy la cuenta pendiente y donde se está intentando empezar a trabajar es el tema infraestructura y habrá que ver cómo se va desarrollando. Y poner un norte, una visión de qué quiere ser la provincia respecto de su producción y trabajar sobre eso”.

Fuente: Análisis