La foto del día

Un delfín rosado del río Amazonas, conocido localmente como “boto”, merodea un mercado de pescado en la Amazonía brasileña. Una de las mayores amenazas para la especie son los grandes proyectos de infraestructura, como el puerto de procesamiento de aceite soja en el fondo de la toma. Estos desarrollos pueden alterar los flujos de los ríos, fragmentar el hábitat y evitar la conectividad, todo lo cual afecta la capacidad de los delfines para reproducirse. Existen otras amenazas para el boto, incluido el envenenamiento por mercurio, la sobrepesca y la muerte para usarlo como cebo para peces. La nueva ministra de Ambiente de Brasil dijo que trabajarán en la región para monitorear y proteger la especie junto con pescadores y comunidades locales, empresas, académicos y los gobiernos de la cuenca del Amazonas, donde suelen vivir hasta alcanzar los 35 años. En cautiverio no logran superar los tres.

RESUMEN DEPORTIVO