La foto del día

Hasta la década de 1960, Corea del Sur era un país pobre y subdesarrollado, casi medieval. Después de sólo 50 años, ahora es uno de los países más avanzados del mundo. La carrera hacia la modernidad ha sido impulsada por un carácter competitivo nacional y un esmerado esfuerzo por alcanzar la perfección escolar y profesional. Como resultado de este carácter agresivo, Corea del Sur tiene la tasa de educación más alta del mundo. Esta naturaleza competitiva también se manifiesta en el ideal surcoreano de perfección estética. El país registra el mayor número de cirugías plásticas del mundo. Casi todos los jóvenes se someten, como mínimo, a algunos procedimientos básicos de ojos y boca, al estilo occidental. La presión social por el éxito ha provocado efectos positivos, pero también algunos perniciosos. Estos incluyen aislamiento social, alcoholismo y suicidio. El país tiene una de las tasas de suicidio más altas del mundo, alrededor de 43 personas por día.