La foto del día

Los remeros atraviesan una gruesa capa de materia orgánica conocida como mucílago marino que se ha extendido en el Mar de Mármara, cubriendo puertos, costas y franjas de la superficie al sur de Estambul sofocando la vida del fondo marino. El mucílago se documentó por primera vez en Turquía en 2007, pero este brote es el más grande registrado, atribuido a una combinación de contaminación y calentamiento global, que acelera el crecimiento de las algas que bloquean el sol y causan agotamiento de oxígeno para los peces y la vida marina.