La Fiscalía suiza le inició un proceso a Infantino

La Fiscalía suiza anunció ayer que abrió un proceso penal contra el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, por supuestas reuniones secretas con Michael Lauber, jefe de la oficina del Fiscal Federal, quien dejará su cargo a fines de agosto. Un fiscal especial nombrado el mes pasado para revisar las acusaciones contra esos dos hombres y otras personas halló indicios de conducta criminal relacionada con sus reuniones, según el órgano que supervisa a la Oficina del Fiscal General. «Esto implica abuso de cargo público, ruptura del secreto oficial, asistencia a delincuentes e incitación a estos actos», afirmó el supervisor AB-BA en un comunicado. Tanto Lauber como Infantino negaron con anterioridad haber cometido irregularidades, cuando se les cuestionó los últimos dos años por su forma de gestionar las pruebas de corrupción en la FIFA.
Las reuniones secretas entre Infantino y Lauber habrían tenido lugar en 2016 y 2017, mientras las autoridades suizas estaban investigando cómo las candidaturas de Rusia y Qatar se impusieron en las votaciones para ser elegidas como las sedes de los Mundiales de fútbol de 2018 y 2022. La Fiscalía suiza comunicó que los cargos serían de «abuso de cargos públicos, la violación del secreto oficial, la asistencia a delincuentes y la incitación a estos actos». Horas después, tanto la FIFA como su presidente, Gianni Infantino, se puso a disposición de las autoridades suizas para colaborar con la investigación abierta por la Fiscalía de Suiza.

RESUMEN DEPORTIVO