La culpa es del almacenero, no del “manifestante del odio”

Señor director:
La oposición argentina, que tiene sus referentes bien definidos en el ámbito local, volvió a mostrar que la única manera que tienen de ejercer el poder es mintiendo. Luego de ver en diferentes imágenes a Patricia Bullrich y otros dirigentes en una de las manifestaciones de gran concurrencia en el obelisco porteño, que tuvo su mediocre “réplica” local, estaba al caer que alguna de estas personalidades sean portadoras del virus covid-19 y que la rápida respuesta sea acusar al almacenero de barrio.
Casi como un paso de comedia, la exministra de seguridad del gobierno de Mauricio Macri, emitió un video en redes sociales donde anunciaba que había dado positivo en el test que determina si una persona es portadora del virus.
En dicho material fílmico, se desprende que la dirigente “referente” de la oposición intenta dejar en claro que ella cumple con todas las recomendaciones médicas internacionales que apuntan a resguardarse ante la propagación del virus. Bullrich no tuvo reparos en destacar: “Me lo pesqué haciendo las compras. Yo soy la encargada de salir a buscar las provisiones”, argumentó luego, sin hacer ningún tipo de referencia a su constante presencia en las calles, rodeada de militantes del odio. Mi reflexión va dirigida al ámbito local, en estas semanas de mayor circulación del virus en la ciudad, donde todos los días estamos teniendo algunos positivos en la histórica (muchísimos menos que en ciudades de la misma envergadura en la provincia) No tenemos que dejarnos llevar por lo que nos dicen personas que ni viven en nuestra ciudad y que sólo buscan un rédito político de la situación, con una especie de intención oscura tendiente a hacer colapsar el sistema de salud pública. El caso de Bullrich se suma al del Intendente de Avellaneda, Dionisio Scapín, quien anunció que contrajo covid tras asistir a la misma marcha que la mujer fuerte que tiene el PRO en la política nacional. Es momento de atender recomendaciones de los profesionales y entender que la pandemia es mundial, no peronista.
Gerardo Rojas

RESUMEN DEPORTIVO