La Corte Suprema emitió un fallo a favor de la niñez

El máximo tribunal de justicia de la Nación anuló una sentencia del Poder Judicial de Río Negro por falta de perspectiva de género.

El hecho se remonta a 2013, cuando la pequeña de 13 años pudo contar que la pareja de su madre había abusado sexualmente de ella en dos oportunidades, la primera cuando tenía 10. Años después de haber sufrido violencia sexual, ella es mayor de edad y está dispuesta a seguir adelante con el proceso.
El abuso cobró estado público cuando su mamá y el padrastro fueron a buscar a la salida de clases y ésta se negó a volver con ellos a la casa. Así fue cómo, completamente aterrorizada, reveló que el novio de su madre había abusado de ella.
De acuerdo con el relato, el hombre le quitó la ropa, le pidió que lo mirara y la tocó en sus zonas íntimas. La segunda vez, en 2015, la llevó a una cama, la manoseó, se colocó sobre ella y la violó. Ese fue el origen de una causa por abuso sexual que todavía hoy sigue abierta. Si bien las pericias avalaron después la denuncia de la víctima, en Cámara Gesell la chiquita reafirmó sus dichos. Sin embargo, la Justicia consideró que «no la había visto muy convencida». «El juez argumentó que sus notas en la escuela no habían mermado después de la fecha en que relató habían abusado de ella. Las características sobresalientes y su conducta de aplicación en la escuela le jugaron en contra. Como ella pudo seguir su vida medianamente, dada su conducta calificada en la escuela, el juez no le creyó», contó el abogado Guillermo Campano. Así fue que, en agosto de 2014, la Sala A de la Cámara en lo Criminal de Viedma -integrada por los jueces Carlos Reussi, Juan Antonio Bernardi y Eduardo Roumec- absolvió al imputado por el delito de abuso sexual agravado y aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente y dispuso su libertad. En 2017, el ex juez Bernardi fue condenado por corrupción de menores.

RESUMEN DEPORTIVO