Hojas Sueltas. ¡No quiero más!

Ballpoint pen attached to blank loose-leaf paper placed on wooden table

Por: Esther Vivas

Queremos lo mejor para nuestros pequeños, que crezcan felices y saludables, y pensamos que comer tanto como puedan es la opción acertada. ¿Cuántas veces hemos visto la cucharita simula a un avión aterrizando en la boca bien abierta de la criatura? Pero, ¿es bueno forzarlos a comer? A corto plazo, tal vez consigamos que coman, ¿pero qué relación establecen con los alimentos si los obligamos a ingerirlos por la fuerza o mediante el chantaje? Quizás deberíamos confiar más en la capacidad de los niños para saber si tienen que comer o no. Seguimos dando más importancia a la cantidad de lo que se come que a la calidad. Si ni siquiera nosotros sabemos qué comemos, ¿cómo podemos estar seguros qué le damos a nuestros hijos e hijas? La dictadura de la balanza comienza desde muy pequeños, cuando se controla a pie juntillas la tabla de crecimiento del bebé, con valores que algunos críos no pueden alcanzar de ninguna manera, lo que no significa que no evolucionen bien. Ojalá el mismo énfasis que se pone en el peso se pusiera en educar a los adultos sobre qué tenemos que dar a los pequeños para comer. Nos dicen cuándo hay que empezar con el puré de fruta o las verduras, pero nadie nos cuenta en qué consiste una dieta saludable de verdad, ni para los niños ni para nosotros. Tampoco nos dicen lo perjudiciales que son los alimentos procesados y las bebidas azucaradas, y más aún a una edad temprana. Se calcula que cada familia en Argentina gasta en alimentación industrial para bebés más de 6.500 pesos por mes, y va en aumento el consumo papillas envasadas, que tienen una baja calidad nutricional. Son las familias con menos recursos económicos las que compran los de peor calidad, los que contienen más azúcar, sal y grasas. Aprender a alimentarnos de una forma sana y saludable, tanto niños como adultos, es un reto pendiente, y las autoridades tienen una gran responsabilidad. Hacerlo no sólo nos beneficiaría a título individual sino colectivo.