19.4 C
Concepción del Uruguay
viernes, junio 14, 2024

Hernán Besel: “Me toca ejercerla, pero no soy de raza política”

El funcionario de origen PRO habló con La Calle de diversos temas de la gestión.

Por Nicolás Sotomayor

«Yo no soy político», dice Hernán Besel (50 años), pese a que ahora sea intendente y haya sido concejal de Basavilbaso. Al menos desde la narrativa intenta alejarse de los vicios de la política tradicional, de lo relacionado a la «rosca política». Militante del PRO desde sus inicios, en tiempos en que residía en la ciudad de Buenos Aires y comenzaba a apreciar de cerca el modelo de Mauricio Macri como presidente de Boca y luego como jefe de Gobierno. Asegura que su objetivo del mandato es gestionar y ordenar las cuentas de la localidad. “Me toca ejercer la política, pero no soy de raza política —dice Besel—. Nunca especulo. Esto no lo uso como un trampolín para ver después adónde me posiciono a nivel departamental o provincial. En 2023 me veo en casa o con algún proyecto personal. Por supuesto que si nos va bien acá y te dicen que te corresponde un lugar por lo que lograste… y bueno, lo veremos. No lo descarto. Pero no trabajo para eso, sino para mejorar mi pueblo”.

—Sin embargo, fuiste de los primeros militantes del PRO en la provincia. ¿Qué te llevó a meterte en la política?
—Uno vuelve con su ciudad, su gente, su tierra. Ese es el motivo por el que me trajo aquí. Quería que mis hijos chicos se desarrollen acá. Y cuando volví (de Buenos Aires) me di cuenta de muchísimas falencias, o pensaba que aquello que estaba mal lo iba a encontrar bien ahora, y sin embargo seguía mal. Participar de las primeras gestiones de Macri me acercó a ese espacio. Me dieron ganas de participar de política. Hice pie en Basavilbaso y traté de conformar algo desde el PRO.

Gobernar en tiempos de pandemia
“Hace una semana tuvimos la grata noticia de que no teníamos ningún paciente internado de Covid en el hospital, algo que no pasaba hace muchísimo tiempo”, dice Besel, quien asumió en diciembre de 2019. “Tenemos muy pocos contagios a diario, entonces evidentemente estamos en un momento bajo de la ola. Esperemos que las variantes que andan dando vueltas no nos afecten al menos de la manera en que afectaron en otras partes del mundo. La pasamos mal. Fueron tiempos difíciles”, admite.

—¿Qué capacidad tuvo el municipio para afrontar la pandemia en medio de las restricciones?
—Dentro de las limitaciones que teníamos, tratamos de adaptarnos a la ciudad. No es lo mismo lo que se decreta para una esquina de pleno centro porteño a un negocio de barrio de Basavilbaso. No tiene sentido que se le corte la actividad al ciudadano que vive de eso. Nunca suspendimos las changas ni cualquier trabajo informal más allá de los decretos.
Cuando ganamos las elecciones sabíamos que íbamos a tener un gobierno nacional y provincial de otro color, por lo que debíamos hacer un esfuerzo mayúsculo más allá de que llegamos con intenciones de hacer una gestión diferente a las anteriores. Logramos corregir el déficit en marzo de 2020, antes de la pandemia, así que nos agarró en un momento bueno. No te digo que estábamos sentados arriba de los billetes, pero habíamos acomodado la gestión así que tuvimos la oportunidad de sufrir menos. Afortunadamente el ciudadano de Basavilbaso cumplió con su compromiso más allá de todas las restricciones. Dimos ciertas libertades para el rubro comercial; pudimos habilitar más fácilmente que en otros lugares. Tuvimos la posibilidad de vivir en relativa normalidad en Basavilbaso.

—¿Qué políticas proyectás implementar en estos años?
—Esperemos que de acá a fin de año tener tres o cuatro obras que son sumamente necesarias. Basavilbaso es una ciudad que, para donde vayas o donde mires, necesita avanzar con obras. Quedan un montón de cosas pendientes aún. Nosotros ahora vamos a usar recursos propios para algunas obras que cuando asumimos lo pensábamos hacerlo a través de un financiamiento de la provincia o la nación, pero esto de sentarnos mucho arriba de la caja y cuidar mucho la plata o más de lo habitual nos hizo generar ciertos recursos que hoy nos permite poder avanzar con las obras.

—¿Qué importancia se le da a la agenda ambiental?
—Iniciamos esta gestión dándole rango de Secretaría a lo que es el medio ambiente, que antes era un área. Justamente porque queremos destacar la importancia. Me parece que hoy debe ser el eje de cualquier gestión. Y tenemos una secretaria de Ambiente que es de primerísimo nivel, Celia Metzler. Desde ese lado, trabajamos arduamente y, si bien encontramos una base, porque ya se había hecho algo, volvemos sobre el tema de incentivar la separación en origen y se hizo un saneamiento en todo lo que es el basural.

—¿Por qué se decidió aumentar la Tasa por Servicio Municipal?
—Porque no hacemos políticas con estas cosas. El año pasado fue un año difícil y con la incertidumbre que generaba todo esto. Dada la situación avanzamos con esto que tiene un atraso de décadas. En los casos del agua y cloacas hace años que no se alcanza a recaudar para los costos. Y no hablo de generar recursos para las previsiones, simplemente para cubrir los costos. Entonces imaginate que ahora tenemos bimestralmente un costo fijo de cinco millones de pesos para prestar el servicio, y nosotros estábamos emitiendo por un millón y medio. De eso cobrás un millón doscientos o un millón. Esos cuatro millones tienen que salir de un bolsillo que quizá sean necesarias para hacer obras.

La desafortunada frase
El intendente Besel recibió a La Calle en su despacho y se ubicó sobre la punta de una larga mesa de algarrobo. A su costado, el celular graba la entrevista. «Ves, a esta distancia, era una charla informal. En vez de decir ‘como consecuencia’ dije gracias a dos muertes”, explica.
“El comentario después se editó con alguna maldad y se mandó a los medios nacionales —añade—. Lo que se lee cuando mirás esa edición es que yo estaba agradeciendo la muerte de dos personas. Si se lee completo nadie puede llegar a pensar que quise decir eso. Por supuesto fue desafortunada la expresión en el momento y en una charla casi informal. Me parece que fue más un circo lo que se hizo”.
La reactivación del tren Basavilbaso-Concepción del Uruguay
Basavilbaso es «la ciudad del riel». Un pueblo construído sobre todo por la fortaleza ferroviaria, la que genera caminos, mercados, trabajadores e identidad. Precisamente la grata noticia para la región es que se esté avanzando en un proyecto para reactivar el tren que vaya desde Basso a Concepción del Uruguay.

—La reactivación del tren. ¿En qué situación quedó? ¿Continuarán las reuniones?
—Vamos a volver a reunirnos. Ese encuentro fue producto de un proyecto que hizo la gente del Ferroclub de Concepción del Uruguay. Vimos la oportunidad para juntar no sólo a Concepción con Basavilbaso, sino también a las localidades intermedias a las que le vendría muy bien que el ferrocarril vuelva a activarse. Entendemos que está en marcha para reactivar el tren de carga pesada. Incluso sé por el ministro de Producción de que hubo algunos acercamientos de empresas importantes para financiar esta obra. Si se puede reactivar el ferrocarril, también vamos a hacer fuerza por el de pasajeros, que por ahí tiene menos costo que el otro y es más viable en lo inmediato. Seguramente vamos a avanzar, ya se le hizo una nota al Gobernador firmada por todos los intendentes de la región.

Con las PASO en el horizonte

Sobre las próximas elecciones. ¿Por qué elige a Frigerio? ¿Qué opina sobre la interna de Juntos por el Cambio en la provincia?
—Para nosotros tener un candidato de alto conocimiento a nivel nacional, incluso con la capacidad de Rogelio Frigerio, indudablemente es un honor. A mí la interna en las PASO no me gusta, porque creo que de alguna manera divide y quedan heridos. Pero así se ha planteado desde el radicalismo, la otra pata de Juntos por el Cambio, que también tienen algunos adherentes al PRO en menor medida y seguramente haya algún que otro Justicialista. Te aclaro, tanto Galimberti como Schneider son excelentes gestores y administradores de sus localidades y por lo tanto son excelentes candidatos. Lo que me disgusta es que no se haya llegado a un acuerdo antes de las PASO para una lista de unidad.

—¿Qué valor tiene esta próxima elección?
—Es una elección bisagra, sobre todo a las posibilidades que tenga nuestro espacio de poder llegar a la gobernación en 2023. Creo que son amplias las chances y en buena medida dependerá del nivel de votos que se puedan sacar en las PASO. No tengo dudas de que vamos a ganar.

--