Escándalo en la final de El gran premio de la cocina

Un rato El gran premio de la cocina tuvo un cierre de temporada excepcional y no precisamente por las cualidades culinarias de sus participantes. La final de la octava edición quedó envuelta en un escándalo: Matías Mitolo se consagró campeón y Dana Martucci, al enterarse de que había quedado relegada al segundo puesto, abandonó el estudio. Luego, a través de las redes sociales, manifestó su bronca contra el jurado. Ni bien Christian Petersen -uno de los tres integrantes del jurado junto a Felicitas Pizarro y Mauricio Asta- anunció que Matías se adjudicaba los 400 mil pesos de premio, comenzaron a volar papelitos dorados en el estudio y estallaron los aplausos. “¡Vamos!”, gritó el ganador, entre lágrimas. “¡Felicitaciones!”, exclamó Carina Zampini, conductora del ciclo junto a Juan Marconi. Dana ya no se encontraba allí. La finalista, desde su casa, hizo referencia a lo sucedido y se dirigió a sus seguidores: “Vayan ustedes a fumarse el descanso. Como si ellos no se equivocaran y tuvieran toda la vida resuelta. Hace un montón que no los veo cocinar”. “Estaría bueno que el respeto sea de nosotros como también de ellos. En un momento se sienten como graciosos y vos estás del otro lado como un perrito mojado porque el jurado tiene el poder y te tenés que fumar cada cosa. Yo también me presté a estar ahí. Ya está: me sirve de experiencia y no lo volvería a hacer nunca. Voy a mirar Floricienta ahora, que dicen que está buenísimo y tiene mucho más rating”, señaló, con bronca, sobre el programa que emite la competencia, Telefe.

RESUMEN DEPORTIVO