En su regreso, un participante ganó un taxi

Guido Kaczka fue uno de los tantos famosos que se contagió de covid-19. El 31 de agosto pasado el conductor se hizo el hisopado después de que varios compañeros suyos de La 100 dieran positivo -Catherine Fulop, Santiago del Moro y Claudia Fontán, entre otros-. Y él corrió la misma suerte. Su programa de El Trece, Bienvenidos a bordo, siguió saliendo al aire: precavido, había grabado varios segmentos con anterioridad, para tener un extra en caso de que el virus modificase sus planes.
Otros fragmentos del ciclo, como el de la ruleta, los hizo desde su casa. Y, en alguna oportunidad, se emitió un programa repetido. Lo cierto es que Guido no tuvo mayores complicaciones de salud y, una vez que recibió el alta y cumplió con los días de aislamiento por protocolo, volvió a grabar. Y en el regreso del conductor a la televisión, una vez más llevó alegría a su público y también a los participantes, porque, por tercera vez, un chofer ganó el taxi. Fue Héctor Niclaux, de 48 años y residente de Guernica, provincia de Buenos Aires, está en pareja hace 13 años y tiene dos hijas de un primer matrimonio, y dos nietas. Trabaja como taxista hace más de dos décadas y maneja un auto modelo 2011, que ya tiene más de 500 mil kilómetros.

“Todos los días mi esposa me despierta con un beso”, reveló el participante, hincha de Independiente, fanático de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, y cuya comida preferida es el pastel de papas. En la primera ruleta salió el 31, entonces en la segunda debió buscar el 30 o el libre (0). Como salió el libre, en la tercera ruleta lo consagraban la bandera negra y amarilla o el 1. Finalmente, salió la bandera negra y amarilla y se vivió un momento inolvidable: el taxi cero kilómetro ya era suyo.

RESUMEN DEPORTIVO