El telegrama

Espero con muchas ganas que el anuncio de invertir para solucionar el vertido de agua putrefacta en avenida Paysandú y Víctor Etcheverry se haga efectivo rápidamente. Este miércoles a la siesta pasé por el lugar y la bocacalle estaba completamente desbordada y a la tapa la habían trabado con dos ramas para que no se cierre. Corría el agua de vereda a vereda, como su hubiese llovido. Entiendo que estas obras demandan un tiempo de planificación y demás cuestiones administrativas que me son ajenas, pero de verdad que es indispensable encontrar una solución.
Ana Pérez