El telegrama

Los supermercados de la ciudad han perdido todo tipo de respeto por los controles sanitarios que se demandan en el marco de la actual emergencia sanitaria. De esta manera, cualquiera que ingrese a los supermercados de la ciudad, ya no debe hacer extensas colas como ocurría al principio de la pandemia, cuando pasar por la vereda de uno de estos comercios era como cruzar por la plaza Ramírez un domingo de noche, donde todos están parados en la vereda. Ya no hay controles en estos lugares y se traduce en que ya no se ven colas en las veredas.

Eduardo González

RESUMEN DEPORTIVO