El telegrama

Escribo para destacar la acción de los vecinos amigos de los animales al dejar en los frentes de sus casas, comercios o columnas de alumbrado recipientes de plástico con agua y otros para la comida de los perros de la calle o que ocasionalmente transiten por ese lugar. Es un gesto que los engrandece como personas. Ojalá podamos cuidar esos espacios cuando habla también de cómo somos como comunidad.
Ricardo Ríos