El acusado confesó y brindó detalles

El pasado lunes 29 de junio, el crimen de la docente jubilada, María Teresa Galli, de 55 años, generó gran conmoción en la ciudad de Concordia. Por el hecho, el miércoles fue detenido un hombre de 40 años, empleado de una panadería que tiene sus instalaciones, al lado de la casa de la víctima, en calle San Luis al 1000.
El Coordinador de fiscales de Concordia, José Costa, dialogó con la prensa y dio precisiones de la investigación. En referencia a la audiencia realizada este martes, Costa sostuvo que Luis Castillo, admitió su culpabilidad en el hecho. “Reconoció el hecho y contó que su intención era robar porque estaba atravesando un momento económico difícil”, dijo Costa y agregó que “Castillo manifestó que pensó que Galli no estaba en la casa y cuando se encontró con la mujer, ocurrió un forcejeo y ocasionó la muerte de la docente jubilada”, afirmó.
En ese contexto, el acusado confesó que actuó solo. “Él lo reconoció e incluso, se había visto en los videos del lugar de trabajo, que había llevado una mochila con una muda de ropa y zapatillas para cambiarse”, dijo Costa a Elonce y en referencia a la confesión, el letrado afirmó que “evidentemente, tenía un sentimiento de culpa, lo que lo motivó a confesar el hecho”. José Costa comentó que se habían recolectado “muchas pruebas que nos indicaba que Castillo era el autor, pero se continúa con la investigación y luego se remitirá la causa a juicio”.
Por otra parte, el funcionario judicial sostuvo que el acusado manifestó que “pasaba una situación económica difícil por deudas que tenía a raíz de juegos de azar. «Estaba complicado con deudas”, dijo Costa. Castillo continuará en la Unidad Penal Nº 3 local en prisión preventiva por 90 días y enfrentará un juicio por “Homicidio calificado, criminis causa y agravado por violencia de género”, lo que prevé el máximo de la condena. «La única pena es la de prisión perpetua», afirmó Costa.

RESUMEN DEPORTIVO