Crisis del sector de expendedores

Con bajas sostenidas del alrededor del 40% en comparación con el mismo mes de 2019, desde la Cámara de Estaciones de Combustibles y Anexos de Entre Ríos mostraron su preocupación por la situación económica y financiera que atraviesan y que se profundizó con la pandemia. Alertaron que «de continuar un tiempo más esta situación» podría haber «un dramático desenlace de quebrantos». Según precisaron desde la Cámara de Estacioneros la comparativa de los primeros 7 meses de este año no es mejor con años anteriores, «sino todo lo contrario», y detallaron que desde el inicio de la pandemia el sector viene registrando bajar sostenidas «que promedian un 40 por ciento en relación al mismo mes del año anterior».
En ese sentido, remarcaron que a la baja del consumo se le debe sumar que las estructuras de los negocios debieron soportar incrementos en costos energéticos y gas natural «en base a capacidades y volúmenes contratados que no pudieron cumplirse por razones absolutamente imprevisibles». «Todos los costos operativos de insumos y los de cumplimiento obligatorio han sufrido incrementos y, como actividad esencial que no detuvo su funcionamiento durante la cuarentena, se tuvo que proveer de los elementos de seguridad para protección del personal y clientes. Estos insumos, lejos de hacer su aporte solidario, incrementaron sus valores astronómicamente convirtiéndose en un nuevo costo fijo imprevisto”, remarcaron.
«Las estaciones de servicios de Entre Ríos como la mayoría de otras Pymes, están en un estado de crisis financiera que avizora un dramático desenlace de quebrantos de continuar un tiempo más la situación pandémica. Es necesario prever urgentemente políticas de transición hasta alcanzar la esperada normalidad para que se pueda sostener el sistema en todos sus estamentos», finalizaron.

RESUMEN DEPORTIVO