Sigue el problema de los caballos en la vía pública

Tras la actuación se labraron las respectivas actas.

Los dueños de los animales no los controlan y deambulan peligrosamente por las calles.

La presente gestión municipal, junto a la Policía de Entre Ríos, trabaja de manera conjunta para avanzar sobre el control de los caballos sueltos en la vía pública. Se retuvieron cuatro caballos en tres días. Este fin de semana se retuvieron cuatro caballos que circulaban sueltos por las arterias locales, uno de ellos en pleno centro: 14 de Julio y Lorenzo Sartorio.
Los equinos fueron retenidos por parte de la División Tránsito de Concepción del Uruguay y la División de Abigeato de la Policía, labrándose las actas respectivas y constatándose con la presencia del veterinario, el estado de salud de los animales. “Los operativos son complejos ya que se requiere la intervención de varias personas, profesionales y transportes especiales, pero los resultados son hasta ahora altamente positivos”,explicó Gustavo Hanza, director de Seguridad Ciudadana.
En estos casos, los equinos son trasladados hasta Colón, donde existe la Fundación Tekove Mymba, que los protege y cuida hasta tanto aparezca su propietario, quien debe hacerse cargo de la multa y del transporte del animal para regresarlo a Concepción del Uruguay. Si no lo hace y pasado un determinado tiempo, el caballo es puesto en adopción.
A su vez, en caso de que el estado de salud no sea el apropiado, el caballo es puesto a disposición en establos que fueron construidos alejados del ejido urbano con seguridad a cargo de la Policía y el apoyo de la Municipalidad.
Una vez repuestos en su estado, son trasladados a la vecina ciudad. Si bien existía un convenio con la Fundación Tekove Mymba, la presente gestión municipal, motorizó los acuerdos con la Policía y agilizó los trámites internos “para que el trabajo conjunto entre todas las partes de los resultados que apreciamos cada semana” subrayó Hanza.
“Estamos muy contentos. Sabemos que falta mucho, pero la gente debe tomar conciencia del cuidado que demanda un caballo y del peligro que significa andar suelto por la ciudad. De esta manera logramos concientizar a los propietarios, cuidar a los animales y evitar accidentes innecesarios en la vía pública” sintetizó el funcionario.