Robaron tres ventanas de una obra en construcción

Para intentar evitar un hecho similar, los propietarios se mudaron de inmediato a la vivienda.

El juez federal Pablo Seró, durante una entrevista con este medio, reconoció que el robo a propiedades privadas es el delito que más se incrementó en el marco de la actual pandemia.
En este contexto, una pareja de uruguayenses habita una casa a medio construir desde el sábado, debido a que delincuentes ingresaron a la vivienda, se llevaron al menos tres aberturas y generaron destrozos; causando un perjuicio económico importante para los damnificados.
Si bien los robos a obras en construcción son de larga data en toda la ciudad, es evidente que se han multiplicado en barrios alejados del casco urbano, donde suele faltar alumbrado público y presencia policial.
Con la intención de conocer cómo se desarrollaron los acontecimientos, La Calle contactó a Leila, pareja de Iván y una de las damnificadas en esta historia, la cual se desarrolló en un terreno ubicado sobre 35 del Oeste Norte y 12 de Octubre.
¿Cómo se enteraron que les habían robado?
Nosotros pasamos por la construcción el viernes a las 20 horas y volvimos el sábado; cuando nos dimos cuenta que se llevaron dos ventanas de 1,20 metros por 1,50 metros, además de una abertura de 1,20 metros por 60 centímetros. También rompieron los marcos de esas ventanas robadas. Estaban puestas con 4 tornillos, y los tornillos estaban torcidos y con pedazos de aluminio. O sea que las arrancaron
El personal de Comisaría Tercera que estuvo con nosotros, nos dijo que andaban robando por la zona desde hace tiempo. La verdad que yo no conozco a los ladrones.
¿Habías escuchado de algún hecho similar?
Un vecino que se llama Jorge y vive sobre 35 del Oeste Norte, frente al club de Los Profesionales, pasó por nuestro terreno a charlar una vez que se enteró lo que nos ocurrió. Nos contó que le robaron tejidos, materiales de construcción, andamios y mucho más. Finalmente solucionó el problema poniendo un sereno todas las noches. Frente a nuestra casa hay un salón de eventos y los dueños pusieron por su cuenta una luz para poder iluminar la calle, ya que es una boca de lobos y no se ve absolutamente nada. Pegado al nuestro, hay un terreno un poco complicado con la cantidad de arbustos.
¿Nadie escuchó nada?
Los vecinos del salón nos contaron que el viernes por la noche los perros estaban como locos y que uno apareció un poco lastimado. Nuestra teoría es que los perros nos zafaron las aberturas que no se pudieron llevarse. Palanquearon otra puerta ventana, que menos mal no se llevaron. Había mucha luna también esa noche, estaba oscuro pero un poco más claro de lo habitual.
¿Van a permanecer en la casa por mucho tiempo más?
Ahora estamos durmiendo todas las noches acá, pero no hay alumbrado público en la zona. La luminaria llega hasta la esquina, una zona perteneciente al loteo El Molino. La construcción es una casa prefabricada, primero vienen los obreros de una empresa de Córdoba y hacen la parte seca y luego de unos días vuelven y terminan. En ese ínterin, que se va una cuadrilla y viene la otra, los ladrones aprovecharon e ingresaron.
Seguiremos viviendo acá hasta que podamos avanzar con la obra.
¿Fue grande la angustia cuando vieron lo que pasó?
El día que llegamos y vimos que faltaba de todo, fue tremendo para nosotros. Para poder comprar la casa, vendimos el auto, todo los que teníamos y además nos ayudaron nuestros padres con lo que tenían.
Debido a eso, esa noche nos empezamos a quedar en el terreno, lo único que hay es la luz. Todavía no tenemos agua, no hay absolutamente nada. Hacemos fuego todas las noches para poder comer. Esa primera noche que nos quedamos, volvieron los ladrones. Por suerte los dueños del salón de eventos tienen muchos perros y algunos se quedaron con nosotros. Cuando empezaron a ladrar, nos dimos cuenta que los ladrones habían regresado. Los vi desde la ventana y llamé a la policía. Llegaron bastante rápido, pero no pudieron atraparlos.
¿Hay alguna investigación en curso?
Lo que no recuerdo era el nombre de la fiscal a cargo, pero cuando fui a hacer la denuncia los policías se olvidaron de poner la dirección y me llamaron para firmar otra vez con esa corrección, porque la fiscal lo necesitaba, debido a que hubo muchos hechos a la vuelta.