Penas para los atrevidos

Señor director:
Es inaudito que en los tiempos que corren, con tanta defensa que tienen las mujeres contra el abuso, el acoso, la violencia de género, se produzcan hechos tan indignantes como el que pasó el pasado lunes por la tarde en la zona de la plaza del Skate donde vecinos atraparon a un sujeto que perseguía a una joven, le decía cosas denigrantes e intentaba que subiera a su automóvil.
¿Cómo se podría calificar a este sujeto? Me siento tan indignado que me faltan las palabras. ¿Hay una figura legal que permita que pague por el delito cometido? Fácilmente puede aducir que él no intentaba privarla de su libertad sino que solo la invitaba a subir a su auto. ¿Qué se hace en ese caso? Tal vez desde la Municipalidad se podría ingresar una normativa que contemple el acoso callejero como una contravención y que personas repugnantes como este señor deban pagar una fuerte multa para que se le atemperen sus apetitos sexuales.
Soy un hombre de casi 80 años, tengo hermanas y recuerdo que cuando eran jovencitas debían soportar que les dijeran cualquier cosa por la calle y hasta que las tocaran. Si se denunciaba, prácticamente las acusaban a ellas de provocar a los “pobres hombres”. Es más recuerdo por los años 70 un hecho en el que una vecina fue brutalmente golpeada en la cabeza por un sujeto al que no le hacía caso a sus requerimientos. Fue preso dos días. Y ahí quedó todo. Que esta clase se desubicados, si no van presos, paguen una buena multa y además les pidan perdón de rodillas a las mujeres que injurian, eso si algún hombre de la familia no les da la golpiza que se merecen.
José Lorenzo Martínez

Compartir