Pablo Burguello murió tras un ataque a tiros

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El ataque fue perpetrado por dos motociclistas que se acercaron al vehículo en el que se encontraba estacionado sobre la colectora González.

Dos desconocidos que se trasladaban en una motocicleta mataron a tiros ayer a Pablo “Toti” Burguello de 46 años, quien recibió al menos dos disparos en la cabeza y otro en el brazo, mientras se encontraba dentro de su automóvil marca Toyota, en la colectora Intendente González entre 32 y 33 del Oeste.
La víctima es jefe de una Cooperativa Social y en el lugar se encontraban algunos operarios que se dedicaban a cortar los pastizales. Como aparentemente se sentía mal, subió a su coche para descansar, circunstancia en la que se acercó la motocicleta con dos sujetos que le realizaron los certeros disparos para luego huir raudamente aprovechando el bulevar Bruno. En esa circunstancia quienes estaban con él, lo trasladaron en el mismo vehículo al hospital manando abundante sangre. Anoche no se podía afirmar aún si ya había fallecido o si murió en el hospital, donde se congregaron rápidamente gran cantidad de familiares y allegados.
Al lugar del hecho llegó rápidamente la policía que preservó la escena del crimen y cortó calles, entrevistó a los operarios que se encontraban en el lugar y vecinos. De inmediato se hicieron presentes el fiscal coordinador, doctor Fernando Lombardi, el fiscal Juan Pablo Gile, el jefe departamental principal comisario mayor Sergio Olivera y el jefe de Investigaciones comisario inspector Martín Gaillard.

Los impactos fueron en la ventanilla trasera izquierda
En el hospital se encontraba secuestrado con una fuerte custodia el vehículo en el que fue atacado Burguello – un automóvil Toyota Corolla color champagne, y que presentaba impactos de bala en la ventanilla de la puerta trasera izquierda.
En lugar del hecho Criminalística encontró cinco casquillos, aunque una vecina le comentó a LA CALLE que ella escuchó tres disparos: “fue como si explotara un transformador, pero yo no vi nada. Estaba adentro de mi casa. Salí y vi cuando llevaban al muchacho herido.
Les dije que esperaran a que llegara la ambulancia, que no lo movieran. Tenía mucha sangre que le corría por la cara. Era horrible.
No sé cómo ni quién le disparó. Escuchú que algunos medios radiales están diciendo que lo emboscaron en el semáforo y no es así. Fue acá enfrente, casi en la calle 32 del Oeste.
Según comentaron los que estaban con el, el muchacho estaba descansando dentro del auto porque se sentía mal cuando llegó la moto con los dos hombres y le dispararon.
La gente que estaba con él, me pidió agua. Estaban muy conmocionados. Pobres. Es todo lo que soé”, manifestó.

Lo afirmó el jefe departamental de policía: “Fueron directamente hacia él”
El jefe departamental de la Policía de Entre Ríos, comisario mayor Olivera, dialogó con LA CALLE ya calmada la situación.
-¿Qué puede decirnos del hecho de hoy a la mañana?
– Más allá de lo que ya se sabe, este señor estaba en su auto Toyota Cororlla, color champagne, tal vez organizando el trabajo de sus operarios. En eso se detuvo por un breve lapso una moto con dos ocupantes. Se escucharon las detonaciones y la moto se fue rápidamente del lugar. Quienes estaban con él lo trasladan al hospital. No sabe si llegó fallecido, o si murió en el hospital. Todavía no tengo el informe médico.
– ¿Están los resultados de la autopsia?
– El cuerpo fue trasladado a Oro Verde para la autopsia. En principio se pudo observar que tiene dos orificios detrás del pabellón auricular izquierdo y otro en el brazo izquierdo a la altura del hombro. Si tiene más disparos, se sabrá cuando se le realice la autopsia.
– Estaban marcados más de tres casquillos en el lugar.
– En el lugar trabajó la División Criminalística, que secuestró cuatro o cinco casquillos de un arma que podría ser calibre 9 mm. Con los resultados de la autpsia y las pericias planimétricas podremos reconstruir los ángulos y la trayectoria de los disparos.
-¿Hay similitudes con el caso Ventos?
– Si bien los escenarios son distintos y no hay precisiones que permitan establecer conexiones entre ambos hechos. Es evidente que fue un hecho direccionado a la persona Burguello, como en el caso Ventos. Puede haber estado planificado, no lo podemos afirmar aún. Pero de ninguna manera se puede decir que fue un homicidio en ocasión de robo. En ninguno de los dos homicidios se llevaron nada.
-¿Cuántas personas estaban con Burguello cuando ocurrió el hecho?
– Entre dos y cuatro operarios fueron los testigos presenciales. Luego comenzó a llegar más gente. La División Investigaciones está tratando de recolectar información y las pericias van a reforzar o no algunas hipótesis que tenemos.

N de la R: el aludido “Caso Ventos”, es el homicidio del que fue víctima José Antonio Ventos, alias “Zengo”, perpetrado en la madrugada del 11 de diciembre en su casa de barrio Rocamora por una persona que llamó a su puerta y cuando salió le disparó a la cabeza.

Por Clelia Vallejo

Compartir