No hubo un acuerdo en la Cámara de Diputados

La movilidad jubilatoria y la reforma judicial eran los temas apuntados.

Fracasó el intento del Frente de Todos para acordar la manera de sesionar. Movilidad jubilatoria y reforma judicial eran los temas.

Después de casi ocho horas de reunión, con dos cuartos intermedios en el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, fracasó el intento de acuerdo entre oficialismo y oposición para acordar la manera de sesionar y la prórroga del protocolo de funcionamiento remoto. Mario Negri adelantó que Juntos por el Cambio acudirá a la Justicia para invalidar la sesión convocada para este martes por considerar que el reglamento de funcionamiento remoto no puede prorrogarse a través de una votación virtual porque ya está vencido.
El decreto de convocatoria a sesión firmado por Massa el viernes pasado indicaba el inicio de la misma para las 13. Primero fue postergado para las 14.30, luego una hora más y así, hora tras hora, hasta que a las 18.30 sonó la chicharra. Dentro del recinto se ubicaron 36 diputados de la UCR, 44 del PRO y 14 de la Coalición Cívica. Al mismo tiempo el Frente de Todos ordenó a sus legisladores conectarse vía VPN, algunos lo hicieron desde sus distritos y domicilios y otros desde sus despachos. “Hay quórum”, expresó Massa antes de ingresar al recinto y después de que tanto él como los opositores explicaran sus posturas en dos conferencias de prensa continuadas. “Lo que está haciendo el oficialismo al pretender hacer funcionar al Congreso de manera irregular constituye un acto de fuerza violatorio del orden democrático y constitucional. Esta sesión es nula de nulidad absoluta”, avisó Ferraro mientras reaparecía en las redes sociales Elisa Carrió.
Negri mencionó que durante tres semanas no hubo comunicación alguna con el jefe de la Cámara baja y anticipó la estrategia opositora: “Vamos a impugnar la sesión por el mecanismo que corresponde y agotaremos todas las instancias, incluidas judiciales, porque consideramos que nos asiste la razón, no es un capricho. Lamentamos que el orden de prioridades sea únicamente el que el oficialismo quiere, eso no es consenso”. Por su parte, el oficialismo encontró aliados, en la izquierda. No con la agenda pero sí con el mecanismo de funcionamiento. Nicolás del Caño y Romina del Plá dieron su apoyo tanto para las sesiones mixtas o presenciales, indistintamente. Sólo se opusieron a que los 257 diputados se concentren en el recinto por no cumplirse las medidas mínimas de distanciamiento social.
Massa precisó que el Frente de Todos ofreció varias posibilidades y que ninguna fue aceptada. Molesto, reprochó que “quieren sesiones presenciales y condicionar la agenda parlamentaria”. Contó también que se ofreció que Juntos por el Cambio sesionara en forma presencial “sin obligar al resto a sesionar de manera presencial, no hay espacio físico” y acordar la posibilidad de “mudar” los debates a otro lugar según los temas a tratar. ”Desgraciadamente tampoco fue aceptado”, se lamentó.