La familia de Burguello no se explica lo ocurrido

Esta mañana en pasillos de  tribunales familiares de Pablo “Toti” Burguello, asesinado el pasado martes en la colectora González entre calles 32 y 33 del Oeste sur, esperaban que el fiscal Juan Pablo Gile les realizara algunas preguntas.

Visiblemente conmocionado  por lo acontecido, el  hermano de la víctima, José Burguello, relató:

-Ayer yo no estaba con mi hermano, siempre estamos juntos en  la cooperativa “Trabajadores Unidos”. Yo  tuve que  ocuparme de mi nietito, por lo que él estaba con algunos de sus hijos y otros muchachos,  trabajando  como lo hacemos siempre. Tenemos dos cooperativas y mantenemos en condiciones el césped donde no pueden entrar los tractores.  Nos suele tocar desde la parte del FAPU hasta más afuera del rulo.

-¿Cómo se enteró de lo ocurrido?

– A mí me avisaron. El estaba recostado dentro del auto porque se le había subido el azúcar. Los dos somos insulino-dependientes. Un muchacho le había ido a buscar la insulina porque no se puede tener  fuera de la heladera. En ese momento ocurrió. Cerca estaban trabajando dos operarios y más lejos otros dos arreglaban una de las máquinas a las que se le había roto el cabezal.

– ¿A qué atribuye este homicidio?

– No tengo ninguna idea de por qué. Nosotros no tenemos enemigos, principalmente mi hermano. Mi hermano era un señor, se lo puedo asegurar. No sé qué está pasando acá en Uruguay. Tenemos que seguir trabajando, no sabemos qué seguridad podemos tener. ¿Cómo sabemos si no van a venir y matarnos a otro?

– ¿Qué le contaron del hecho?

— La moto le apareció desde atrás y tiraron muchos tiros. Creo que el que tiró ni siquiera se bajó.  Un vecino me dijo que escuchó muchos estruendos y que cuando salió la moto ya se iba yendo. Era de baja cilindrada, gris con algo de  amarillo.

– ¿El deceso de su hermano se produjo en  ese momento o en el hospital?

– Murió  apena llegó al hospital. Le dieron dos tiros en el cuello. Imagínese lo que tuvieron que pasar sus hijos que estaban con él.

-¿Ya les entregaron el cuerpo?

– Esperamos que  llegue el cuerpo de Oro Verde y lo nos entreguen para velarlo una hora o dos horas que es lo que nos dijeron que nos van a dar. Tengo dos sobrinos en el penal que quieren despedirse de su padre. Uno está a punto de obtener su libertad.

– ¿A ustedes los citó la fiscalía?

– A nosotros nos citó el doctor Gile. No sé qué querrá saber porque ya dijimos todo lo que sabíamos. Lo mismo que le estoy diciendo a usted. No tenemos explicación para lo que ocurrió.

Compartir