En una ceremonia distinta, se reconoció lo destacado del cine

Con un tono mucho más personal e íntimo respecto a ediciones anteriores, los organizadores de los Oscar llevaron a cabo una gala distribuida en cuatro locaciones.

El Oscar a Mejor Película para Nomadland, de Chloé Zhao, seguido por los premios entregados a Frances McDormand y a Anthony Hopkins en las máximas categorías de actuación, cerraron una ceremonia novedosa y muy diferente a lo que solía verse en las entregas que realiza hace 93 años la Academia de Hollywood. Con un tono mucho más personal e íntimo que en ocasiones previas, los organizadores de los Oscar llevaron a cabo una gala distribuida en cuatro locaciones, dos de ellas en Los Ángeles, una en París y otra en Londres; que estuvo marcada por un veloz ritmo y un importante cambio en el orden de las candidaturas.
La mayor de esas modificaciones ocurrió hacia el final del evento, cuando la antepenúltima terna presentada, que siempre correspondió a Mejor Actriz o a Mejor Actor, fue la de Mejor Película, obtenida por Nomadland, de la cineasta Chloé Zhao, quien, a su vez, se convirtió en la segunda mujer en recibir el galardón a Mejor Dirección en la historia. Luego, de la mano de Nomadland llegó el turno para la brillante Frances McDormand, que obtuvo su tercer Oscar a Mejor Actriz por el nostálgico y dulce rol protagónico de la cinta, una verdadera demostración de lo mejor de su destreza- Por su parte, el premio a Mejor Actor fue recibido por Anthony Hopkins, que, a sus 83 años, obtuvo por segunda vez ese reconocimiento por su magnífico papel en la película
El padre, dirigida por el francés Florian Zeller. Las tres atractivas ternas fueron presentadas como corolario de una noche signada por un ambiente un poco más descontacturado, sin anfitrión o anfitriona que condujera de manera fija la velada y que recordó a otros lauros del rubro como los Globos de Oro. Ambientados por la dirección musical del baterista y DJ Questlove, en reemplazo de la típica orquesta, las y los presentadores de las categorías recorrían la famosa Union Station de Los Ángeles -la locación principal de esta ocasión- mientras describían las personalidades y trayectorias de los nominados antes de revelar los resultados, desviándose del manto de frialdad que caracterizó las últimas transmisiones.
A todo esto, cabe mencionar la referencia a la Argentina de Mia Neal, ganadora por Mejor maquillaje y peinado, por su extraordinario trabajo para convertir a Viola Davis en la célebre blueswoman Ma Rainey’s en la biopic de Netflix Ma Rainey’s Black Bottom. Dijo que su abuelo representó a los Estados Unidos en los primeros Juegos Panamericanos, realizados en 1951 en Buenos Aires, ocasión en la que conoció a Eva Perón.