El protagonista de hoy: Juan Pablo Nuñez

Juan Pablo Núñez se capacitó en Buenos Aires para ser instructor de ritmos latinos. Supo desde niño que la música y el baile se juntaban en su cuerpo para hacerlo feliz. Nació en Rosario del Tala, pero desde el 2008 reside en esta ciudad que adoptó como propia. Aproximadamente 400 personas por semana, entre niños, mujeres y hombres de ambos sexos bailan en sus clases siguiendo los ritmos de salsa, merengue, bachata, cumbia y reggaeton, en los distintos lugares en los que enseña.

¡A bailar¡
Según la definición de la Real Academia, el baile es un arte que utiliza el movimiento del cuerpo al ritmo de la música, expresando sentimientos y emociones. Fue una de las primeras manifestaciones artísticas de la humanidad y tuvo su origen en la prehistoria.
En sus comienzos, dio clases en distintos gimnasios, formó parte de un grupo que obtuvo los primeros lugares en los certámenes nacionales de la ciudad de Paraná.
A los 36 años, soltero y apasionado por lo que hace, enseña en los siguientes días, horarios y lugares para el beneplácito de sus seguidores que cada vez son más: los lunes, miércoles y viernes de 20 a 21 y de 21 a 22 en la Sociedad Española de la Peatonal y Urquiza.; los martes y jueves de 20,30 a 21,30, clases gratuitas en la Uner frente al Hospital Justo José de Urquiza, calle Uncal s/n.
En el gimnasio de María Marta Gaitán, da clases los martes y jueves a las 10 y a las 19 para niños y adultos y para completar una semana a puro ritmo, hace bailar a sus alumnos de Rosario del Tala, los sábados de tres de la tarde a cuatro.

Profesión y vocación
Nació en Rosario del Tala, pero en el 2008 vino a Concepción del Uruguay, atraído por las distintas ofertas educativas. – “Acá se puede estudiar todo. Siempre insisto en la suerte de los que viven en esta ciudad que pueden decidirse por una carrera al terminar el secundario. Yo estoy cursando Licenciatura en Enfermería y termino este próximo 2017, La salud es otro de los temas que me interesan y pienso hacer también la Licenciatura en Instrumentación Quirúrgica, ambas carreras en la Uner. La felicidad consiste en poder trabajar en lo que nos gusta, y ese es mi caso, poder unir la vocación con la profesión debería ser una realidad para todos. Encontrar nuestra verdad es fundamental para la vida”.-

Sentirse únicos
“ El movimiento es salud y alegría, -expresa este geminiano que prefiere el color azul- mi objetivo es que las personas se sientan únicas, contentas con lo que hacen, y si quieren cantar mientras bailan, mejor. Nunca doy la misma clase, mis coreografías son sencillas. Elijo los temas de acuerdo al estado anímico de los asistentes, porque otro de mis objetivos es el de comunicarme con ellos, detectar sus estados anímicos y lograr que encuentren un espacio de disfrute propio.
La motivadora número uno siempre es la música. No importa si no pueden seguir los pasos, lo importante es moverse al compás de los ritmos que están sonando y liberar al cuerpo de sus ataduras”-.
¿Cómo es la respuesta de la gente?
Muy positiva. Me siento muy bien porque el contacto es permanente, aun después de las clases se acercan para agradecer y saludarme.
Creo que captan mi intención de proporcionarles una hora sólo para ellos. El aplauso final lo dice todo.
Por Susy Quinteros

Compartir