CGT: sorpresa y rechazo

Desde la Central Obrera pidieron “consensuar” cualquier medida que implique modificaciones en leyes jubilatorias, en respuesta a los posibles cambios en la cantidad de años de aportes que deslizó el titular del ANSES, Emilio Basavilbaso. Este, según dimos cuenta en una edición anterior, había manifestado la voluntad de consensuar. Los gremialistas se mostraron hoy “sorprendidos” por los anuncios oficiales de probables cambios en las leyes jubilatorias que representarían un perjuicio para los jubilados, a la vez que le pidieron participación en cualquier medida que se proyecte. Carlos Acuña y Omar Maturano, uno de los triunviros de la conducción de la CGT, y el secretario de Políticas de Empleo de la central obrera, respectivamente, expresaron su “total sorpresa” por las declaraciones de Basavilbaso, quien negó que el Gobierno proyecte elevar la edad jubilatoria, aunque admitió que circulan “iniciativas” para modificar los años de aportes. Al respecto, Acuña sostuvo que el movimiento obrero “no fue consultado” por el Gobierno hasta el momento, como ocurrió antes con “las Leyes Antidespidos y de Ganancias” y con “las resoluciones adoptadas de manera unilateral por los empresarios respecto de su decisión de producir despidos, que no debía suceder como mínimo hasta marzo”. “El movimiento obrero no fue consultado antes, y tampoco ahora fue convocado de forma previa como corresponde, para analizar supuestas iniciativas jubilatorias o de pensión”, lamentó el dirigente, y exigió: “Se trata de un tema muy complejo y delicado, que amerita sí o sí el consenso del mundo sindical; está claro a esta altura que todo es lo mismo, y que la Mesa para el Trabajo y la Producción es solo marketing”. Al mismo tiempo, Acuña consideró que “el Gobierno está integrado por patrones, quienes están muy a gusto con la totalidad de las decisiones oficiales”, a la vez que puntualizó que a diario “se evidencia que esta administración es solo para los ricos”. Por su parte Maturano aseguró que “el verdadero proyecto del Gobierno es elevar la edad jubilatoria a 67 años para los hombres y a 62 para las mujeres”, y coincidió con su par de la CGT al expresar que cualquier iniciativa deberá ser “consensuada”. “Sin el consenso del movimiento sindical será imposible aprobar esta o cualquier iniciativa, porque los representantes de los trabajadores no admitirán que un proyecto perjudique los ingresos o el esquema tradicional del sistema previsional”, aseveró el dirigente ferroviario, y añadió: “Si es para bien, se analizará; de lo contrario, no será sencillo”.

Compartir