Brasil avanza con la construcción de una represa que afectaría a las Cataratas

Baixo del Iguazú se emplaza a 90 kilómetros de las Cataratas del Iguazú. Su funcionamiento es cuestionado por ambientalistas, ya que afectaría el caudal del río y a una belleza natural declarada Patrimonio Universa.
Los brasileños siguen trabajando en el emplazamiento de la central hidráulica “Baixo del Iguazú”, ubicada a corta distancia del límite con Misiones y aproximadamente a 90 kilómetros de las Cataratas, una belleza natural compartida con la Argentina, declarado Patrimonio Universal por la Unesco.

Los trabajos habían sido suspendidos por una medida cautelar adoptada por la Justicia del país vecino, ante la presentación del Instituto Ambiental del estado de Paraná (Brasil), al entender que inunda tierras del Parque Nacional brasileño y disminuye el caudal del río.

Un Tribunal Federal de Porto Alegre revocó la medida, por lo que la firma Generación Blue Sky -a cargo de su ejecución- reanudará las labores proyectadas por la Copañía Paranaense de Electricidad (Copel), con miras a incrementar la generación de energía destinadas a ciudades e industrias del sur del Brasil.

El dique se encuentre a 20 kilómetros del límite con Misiones. Es el sexto que erige la nación vecina en el mismo curso fluvial que nace en la Serra do Mar, cerca de Curitiba y recorre 600 kilómetros hasta ser condómino con la Argentina.

Los restantes que ya operan desde hace tiempo son Segredo, Foz de Areia, Osorio, Santiago y Duque de Caxías. Cabe recordar que el Tratado de la Cuenca del Plata establece que cuando se realizan obras en cursos fluviales en el contexto de la región (tanto aguas arriba como aguas abajo), deben contar con la aprobación de los estados que suscribieron dicho acuerdo. Cuando se supo que comenzaban la construcción de Baixco del Iguazú, la administración de Parques Nacionales (APN) de nuestro país, manifestó objeciones por los problemas que podría causar a las Cataratas por motivos apuntados, publicó Misiones Cuatro.

Compartir