Al menos 39 muertos tras ataque terrorista en un boliche de Estambul

Al menos 39 personas murieron, entre ellas 16 extranjeros, y 65 resultaron heridas cuando un atacante irrumpió a tiros durante la celebración del Año Nuevo en una de las mayores discotecas de Estambul.

Al menos 39 personas murieron y 60 fueron heridas, como consecuencia de un ataque que se presume terrorista con armas pesadas contra una discoteca en Estambul, Turquía, donde una multitud celebraba la llegada del año nuevo.

El ataque se produjo alrededor de la 1:30, hora local, cuando el atacante irrumpió en el recinto y disparó contra la multitud que celebraba la llegada de 2017. Poco después, la Policía apareció y comenzó un tiroteo.

Las agencias de seguridad turcas emprendieron una operación especial para dar con el paradero del atacante, según informó AFP. Por su parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, declaró que el atentado buscaba “sembrar el caos y socavar la paz”, pero aseguró que su país “nunca cederá ante esa amenaza”.

El club nocturno Reina se encuentra en la parte europea del estrecho de Bósforo y es muy frecuentado por personas populares, desde artistas hasta estrellas del deporte. Cuando se produjo el suceso había entre 500 y 600 personas en ese lugar.

Muchas personas tuvieron que arrojarse a las aguas del canal para salvarse. Por su parte, los servicios de emergencia de la ciudad enviaron más de 60 ambulancias para atender a los afectados.

Advertencias previas

Pocos días antes de este atentado, el servicio de Inteligencia de Estados Unidos indicó a las autoridades de Turquía que ese país podría sufrir actos terroristas durante la noche del 31 de diciembre y recomendó que reforzaran las medidas de seguridad en Estambul. Por este motivo, había más de 25.000 policías desplegados por toda la ciudad.

El propietario del club Reina, Mehmet Kocarslan, declaró que también recibió esa advertencia siete o 10 días atrás y aseguró que sus empleados habían tomado las medidas de seguridad necesarias, sin olvidar la salida al mar, pero consideró que un ataque de ese tipo “no podía prevenirse”.

Las autoridades turcas informaron que el pasado 31 de diciembre, varios miembros del Estado Islámico fueron capturados por la organización de un acto terrorista en la noche de fin de año.

Dificultades en Turquía

Durante 2016, al menos 275 personas fueron sido asesinadas y varios centenares resultaron heridas en atentados terroristas perpetrados por miembros del Estado Islámico o atribuidos al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK, por sus siglas en turco).

El último suceso de ese tipo de ellos ocurrió el 10 de diciembre, cuando un doble atentado en el centro de Estambul se llevó la vida de 38 personas, de los cuales 30 eran policías.

Compartir